El tema de hoy es: El cuarto de baño

baby_on_toilet1

 

 Entendemos como cuarto de baño un espacio dentro de cualquier construcción, llámese, casa, oficina, local comercial etc. Que consta de: lavamanos, un baño o ducha y un sanitario o retrete, pero mi escrito se refiere exclusivamente al retrete,  artilugio que tratamos con muy poco respeto, por el hecho de ser el lugar donde nos sentamos a soltar nuestros deshechos corporales, quiero decir, la  mierda para llamar las cosas por su nombre, esperando que nadie se escandalice por usar un término tan tosco, pero tan real y ante el cual, todos nos tenemos que sentir aludidos, pues quién no tiene deshechos que evacuar?


¿Pero, se nos ha ocurrido pensar, qué otro uso damos a tan denostado y fiel amigo? Y ahora que me lo pregunto, entiendo que el retrete, es mucho más que eso. Es el lugar donde conseguimos una total intimidad y por eso, es el lugar donde muchas veces damos forma a nuestras ideas y aclaramos nuestros pensamientos.

   El retrete es la fragua donde se cuecen las ideas, es un sitio con una connotación tal que en él a pesar de no ser el lugar que más nos atrae, podemos encontrarnos al eco de nuestros pensamientos, de nuestras ideas y con ello, tal vez una salida a una situación que hasta ese momento parecía imposible.

  Del momento de estar sentado en el retrete estoy seguro que han salido definidos grandes negocios, grandes amores y se han resuelto muchos dilemas porque a la vez que evacuamos, pensamos y cuando pensamos con juicio sobre algo que nos atormenta o que simplemente nos mueve a la acción, siempre encontramos una respuesta.

  Pienso que el tiempo que estamos sentados en el retrete, no es el momento para divagar ni  es el momento en que se nos escurren las ideas, más bien es el momento de concretarlas, porque el momento de intimidad en el que nos adentramos, nos ayuda a encontrar salidas. En ese momento somos más preclaros y nos es más fácil encontrar el hilo de las cosas.

   En síntesis, el tiempo que estamos sentados en el retrete, es también un  momento para la reflexión y para condimentar con abundancia de especias las ideas.

 Entrar en el retrete es como ir a sentarse en un pequeño trono, sin lujo pero con vida propia y con un sentido claro de la democracia porque a él vamos todos sin excepción y básicamente a hacer lo mismo: A soltar nuestros desechos corporales y a pensar, aunque la mayoría de las veces no nos percatemos de que pensamos por eso de la automatización del  pensamiento, porque no lo tenemos asumido o simplemente porque  no se nos ocurre posible.

 Ya para terminar, transcribo una rima que alguna vez leí. el cuándo y el dónde, no me pregunten porque no lo sé, importante es recordarlo: “En este lugar sagrado, donde viene tanta gente, Hace fuerza el más cobarde y se caga el más valiente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s