El tema de hoy es: La traición

traicion 3

El tema de hoy es: La traición

La traición como hecho violatorio de la confianza, la amistad, los valores y muchas cosas más, es repudiable y el traidor, es persona impropia con la cual no se debería tener tratos ni miramientos.

  Fundamentalmente, Hay dos clases de traidores. Unos son los que traen la traición en el fondo de su ser y de sus sentimientos, traidores por naturaleza y condición y peligrosos como puede serlo una víbora de cascabel, un asesino, un

genocida, un político corrupto, un violador o un terrorista. Ellos viven para la traición y hacen de ella una forma vil de vida y es tanta su podredumbre moral, que parecen no tener sentimientos ni sentir remordimientos y un día, esos sentimientos que parecían no tener, los traicionan saliendo a la luz, llevándolos en muchos casos a representar la última función  de su vida mezquina, representada  en un suicidio o un acto atroz. Sus sentimientos han reventado como consecuencia de haberlos reprimido.

  Los otros, son los traidores en contra de su voluntad.  Son los que se ven obligados a serlo por la fuerza, al tener que ceder a un chantaje urdido en contra de su familia, contra sí mismos o por cobardía, al haber sido descubiertos sus actos innobles y no querer afrontarlos.

 Otro tipo de traición, menos común pero no menos despreciable es, la que le tocó ejercer a Judas, por voluntad ajena, sin posibilidades de negarse, ni siquiera de huir porque su extorsionador fue ser omnipotente y todo poderoso y esto que digo, queda probado en el Evangelio de San Juan capítulo XIII Versículos 21ª 27, que transcribo a continuación:

   Después de decir esto, Jesús se sintió profundamente conmovido, y añadió con toda claridad: Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar.

Los discípulos comenzaron entonces a mirarse unos a otros, sin saber de quién estaba hablando.  Uno de ellos, a quién Jesús quería mucho, estaba junto a Él mientras cenaban, y Simón Pedro le dijo por señas que le preguntara de quién estaba hablando, Él, acercándose más a Jesús le preguntó: Señor, ¿quién es? Jesús le contestó: Voy a mojar un pedazo de pan, y a quién se lo dé, ese es.

Enseguida mojó un pedazo de pan y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y tan pronto como Judas recibió el pan,  Satanás entró en su corazón, Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo pronto.

  Textualmente, fue un pedazo de pan lo que convirtió a Judas en traidor; un pan envenenado con muy mala fe y mucha intención aunque según libro sagrado, viniera de Ser sobrenatural y marcado irremediablemente con una señal indeleble que decía: Para chivo expiatorio, que en resumidas cuentas fue el papel desempeñado por Judas en la tal traición, en el supuesto que el  evangelio de Juan, se pueda dar por cierto, en cuyo caso, la actuación divina en ese caso específico es mezquina e incomprensible si creemos en un Dios de amor, de generosidad y de justicia.

  Ahora bien, tomando lo anterior como prueba, Judas es más inocente que tu, que yo y que todos los seres humanos porque, no se puede ser culpable de un delito al que se ha llegado inducido por predestinación divina, sin más posibilidad que la de envilecerse, sin saber por qué o en beneficio de quién  y sin poder luchar para evitarlo, porque quien te obliga a ello; es ser omnipotente y todo poderoso.

  Analizando lo anterior, tengo que entrar nuevamente en reflexión y pensar que: Las religiones están equivocadas o las han usado con maldad para fines perversos y por supuesto, las desconozco y prefiero creer que hay un Dios de amor, bondad y justicia con  quién tener una relación directa para evitar malos entendidos y manipulaciones y si irremediablemente  tenemos que caer en la equivocación dentro de esa relación, preferible que la causa de ella sea a título personal y no haber sido inducido a ello  por una mala doctrina.

 Ya para etrminbar, lo hago diciendo que se menos de lo que quisiera de este asunto y pienso en ello más de lo que pueda considerarse normal para ser objetivo y no soy representante de Dios, ni pretendo serlo, solo sé que el Dios al que yo reconozco en nada se parece al que me quisieron enseñar a temer a través de la doctrina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s