El tema de hoy es: El dinero

DINERO 7

El tema de hoy es: El dinero

Este es un tema con el que todos tenemos que ver a diario, por lo tanto se presta para unificar criterios y compartir nuestros puntos de vista y abriendo nuestras mentes, ir despiertos por la vida y así poder

enterarnos de la verdadera razón de ser de las cosas, buscando encontrar solución a los problemas que a diario se nos presentan en nuestro discurrir por la vida y donde el dinero es uno de los más relevantes pues sin él, hasta morirnos se convierte en un problema.

  Ya entrado en materia, voy a empezar este escrito con frases o dichos a cerca del dinero. Así escuchamos decir que: El dinero hace más fácil el amor.

El dinero lo puede todo.

El dinero cambia los sentimientos.

El dinero todo lo contamina.

El dinero lo compra todo.

El dinero no lo compra todo.

El dinero envilece.

El dinero abre y cierra puertas.

 Después de leer algunas cosas que se dicen del dinero, digo que el problema que existe con el dinero no lo genera él en sí mismo por el hecho de serlo, el problema es de  quienes lo amasan en grandes cantidades y le dan  un uso malvado y deciden que atesorarlo es lo mejor que pueden hacer con él.

  Tengo claro que la crisis que se está viviendo en el mundo en estos momentos no es económica y por consiguiente y  paradójicamente, el  dinero nada tiene que ver con ella, aunque la falta de medios para conseguirlo sea una de sus consecuencias.

    La crisis real de la  humanidad en los comienzos del siglo XXI es moral y de principios, porque la moral se ha relajado más de lo que es aceptable para un buen funcionamiento de la sociedad y con ello se ha perdido la justa medida de las cosas y los principios los hemos escondido en lugar tan recóndito que no afloran para recordarnos nuestros deberes y obligaciones con Dios, con nosotros mismos y con la sociedad en la que aposentamos nuestras posaderas y hemos terminado por creernos que el dinero lo es todo, anteponiéndolo a Dios, a la familia, a los amigos y a todo lo que nos recuerde que nos hemos desviado del camino y que lo que nos espera al final del recorrido es el precipicio donde  si no cambiamos nuestra percepción de las cosas, nos precipitaremos.

   Lo que creo es que, la fuente del dinero se encuentra encerrada  en compartimento estanco, custodiado por quienes tienen intereses  oscuros y siniestros, buscando dar un giro a las normas de convivencia, a las leyes, hasta llegar para mal  a la vida de las personas, afectada por la falta de recursos.

  Estando así las cosas, creo que tenemos que replantearnos nuestra relación con el dinero para que vuelva a fluir equilibradamente,  los que lo tienen en abundancia entendiendo que el dinero es un bien social y como tal hay que hacerlo circular, no atesorarlo sin beneficio social.

 Ahora bien, con todo el poder que tiene el dinero,  hay cosas a las que no se puede acceder a través de él porque  aunque suene paradójico, cuando se habla de dinero, ni todo se compra, ni todo se vende.

  Respecto a que el dinero es el dios de la tierra, somos los seres humanos quienes lo hemos encumbrado a alturas insondables hasta casi cumplir el papel que solo atañe a Dios; haciendo de él un fin, cuando su verdadero papel es el proporcionar un medio para acceder a las cosas .

 Que el dinero hacer más fácil el amor, como frase puede sonar atractiva y eventualmente puede ser de ayuda en esos menesteres pero en la realidad no pasa de ser una transacción comercial cuando se usa para acceder a él   y más tarde o más temprano pasará una factura, cobrando sus honorarios que siempre son altos, quedando sentado que solo el amor  recíproco, nacido de la comprensión y deseos de complementarse dos seres, tiene futuro.

  Cuando escucho decir que: El dinero lo contamina todo, digo que el dinero no contamina más que cualquier otro artículo de consumo o de intercambio, quien contamina es el que hace mal uso de él.

 Que el dinero lo compra todo, lamento tener que desilusionar a quienes así piensan porque hay bienes y servicios que ni con todo el oro del mundo se pueden adquirir porque tienen un fin especial o porque quienes los poseen están por encima de la mala consciencia del mercantilismo y no aceptan participar en el juego de la rueda de la fortuna.

 También hay bienes intangibles dentro de los que se pueden incluir los sentimientos a los que no siempre se puede acceder con dinero porque están protegidos por valores espirituales, morales y éticos y sus poseedores están por encima de todo ese tejemaneje que comercia con todo y tienen muy claro que: ni todo se compra, ni todo se vende.

  Finalmente, decir que el dinero envilece, es cargarle con culpas que no se ha ganado porque se envilece quien hace de él su dios no así el dinero usado en toda clase de transacciones porque el dinero solo es un instrumento de cambio sin más valor que el que le quiera dar quien haga uso de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s