El tema de hoy es: Creer o no

CREER O NO CREET FOTOS-GRATIS.ES

El tema de hoy es: Creer o no

    Creer o no, es un dilema, respetar la ley o violarla, ahí está otra vez el  dilema. Creer en Dios o no, nos volvemos a enfrentar con un dilema.

   Creer o no, es opcional y cada quien tomará partido por lo uno o por otro, de acuerdo a su manera de ver, entender o evaluar las cosas, pero si es cierto que tomar una decisión en concordancia con unos valores, cualquiera sean, no descalifica, ni etiqueta en ningún sentido porque dentro de la pluralidad y la libertad personal de elegir, todas las opciones tienen un valor y una razón de ser y son al fin de cuentas, una elección que todos

tenemos derecho a hacer y si al final de cuentas, resulta que estábamos equivocados, es bien sencillo, para no perpetuar el error, borrón y cuenta nueva, puesto que todos podemos equivocamos y en la equivocación también hay algo útil porque de ella se saca una enseñanza que de alguna forma, nos ayuda a futuro.

   Ante el dilema de respetar la ley o violarla, espero que nuestros puntos de vista se encuentren y sin más,  tengo que decir que, hay que aclarar a qué leyes nos estamos refiriendo porque una cosa es hablar de las leyes espirituales, en cuyo caso, es mejor acatarlas porque nos  han sido dadas por Dios para hacernos la vida más fácil,  –aunque no lo entendamos así– y para aprobar el curso de vida terrenal, haciéndonos merecedores de pasar, después de la muerte a un plano de vida superior, por supuesto que esta es mi creencia, después de dar tumbos y tumbos por la vida en busca de algo que me mostrara el por qué venimos a un mundo tan convulso y tan mal administrado .

   En cuanto a respetar las leyes establecidas por los gobiernos imperfectos, interesados y corruptos de los hombres, tengo que decir que disiento, aunque rotundamente no digo, no; pero no veo bien estar de acuerdo  con leyes que violan nuestros derechos constitucionales y de esto que digo, están llenos los códigos de procedimiento y encauzamiento criminal, otra cosa es que la mayoría, no se hayan enterado porque muchas de esas leyes violatorias están envueltas en tecnicismos legales que pocas personas pueden entender y en muchos casos se prestan a interpretaciones personalistas o interesadas y si la ley se puede interpretar y se interpreta, no les quepa duda, quién se puede salvar de su ataque cuando detrás de su aplicación hay una mala intención o un interés personal y tu eres el elegido para cargar con la culpa?

  Total que, visto lo visto, no me declaro abiertamente a favor de no acatarlas porque creo que estaría incurriendo en un delito, dadas las circunstancias que se están dando en el mundo de hoy, donde decir la verdad o destapar fraudes y mentiras, se está convirtiendo en delito, penado por esas leyes de las que hablo  y me parece más sano y saludable, instar a que obremos en defensa de nuestros derechos, denunciando y haciendo posible que esas leyes cambien para  que cumplan con su verdadero papel, siendo justas y aplicadas con rigor a todo el que se haga merecedor, sin distingos de ningún tipo porque el delito es uno, una es la ley y tiene que obrar con equidad, trátese de quién se trate que tenga que enfrentarse a ella y ni los apellidos, ni el poder o los bienes materiales pueden ser un atenuante o razón determinante para que su brazo sea corto o muy largo según que y dependiendo a quien.

  Sobre creer en Dios o no hacerlo, tengo que decir que en este caso, mi razonamiento es más abierto porque pienso que es mejor no creer en Él  y asumirlo con honradez antes que aparentar hacerlo y demostrar con nuestros actos que la tal creencia es un engaño, solamente por llenar las apariencias porque de cara a la sociedad, está muy mal visto ser descreído.

 Pero, digo yo, entre ser un descreído o un embaucador qué prefieren? Porque yo prefiero ser llamado ateo y de hecho me lo han llamado por el simple hecho de no darme golpes de pecho, no frecuentar  iglesias,  no tener un líder espiritual entre los hombres y no creer en imágenes porque las asocio con la idolatría y entiendo que la idolatría tiene ídolos y estos chocan con el mundo espiritual porque el único ídolo que hemos de tener se llama Dios y Dios no tiene rostro, no tiene cuerpo físico ni puede ser representado por figuras terrenales de madera, arcilla o barro, Dios se siente.

 Decía que prefiero ser llamado ateo a engañarme a mí mismo y de paso a los demás haciéndoles creer que creo en Dios,  cuando mis actos muestran todo lo contrario y tengo claro que con Dios no se puede jugar porque siempre saldremos perdiendo y aún, suponiendo que en el transcurso de nuestra vida terrenal  no pase  nada que nos muestre nuestro delito y todo nos vaya bien, es al final cuando ya dejamos de pertenecer a este mundo y no tenemos posibilidades de enmienda cuando  haremos frente a la deuda que contrajeron nuestras obras y yo prefiero tener todo resuelto aquí y ahora para que llegado el momento de partir, mis cuentas estén en regla y no tema enfrentarme  a la muerte y al más allá, a ese más allá desconocido pero inexorable con el que, aunque  lo desconozca, estaré seguro de llegar a un buen acuerdo porque mis actos serán mi aval.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s