El tema de hoy es: Yo

yo de unprofun.com  gratis  3

El tema de hoy es yo

En este  artículo de hoy, voy a hablar de mí, un ser humano con defectos y  virtudes como cualquiera otro, tan bueno como puede serlo cualquiera y con inclinación al mal como todo el mundo por estar implícito en nuestra naturaleza y en esto como en otras cosas, no me diferencio de los demás.

  Mi mayor defecto o mayor virtud, dependiendo de  quién lo mire y con qué intención y si está prejuiciado en mi contra o no, es defender mis ideas con mucha vehemencia y de ese defecto o virtud, me he ganado el respeto de unos por un lado y por otro, no diré enemigos, sí un cierto recelo o  rechazo de personas que no terminan de encontrarse a gusto en mi compañía o en mi presencia, porque tal vez les recuerdo con mucho realismo sus propios defectos que no difieren en mucho de los míos o porque se dan cuenta que todavía no han tomado una postura ante la vida y ante ellos mismos y de estas personas a que hago referencia, algunas son de mi misma familia, pienso que al estar cerca de mí, verán mejor que otros y que yo mismo mis defectos y una vez centrados en este aspecto de mi vida, difícil es que vean virtudes en mi que sobra que lo diga, pero lo digo; también tengo.

   El paso siguiente en este escrito, es decir que, aunque muchos de quienes me conocen no lo quieran ver, ya no defiendo mis ideas con la vehemencia de antes porque he aprendido que las ideas no se tienen que defender, simplemente se exponen en diálogos, no en confrontaciones y he entendido que todo el mundo es dueño de la verdad, de su verdad y eso nadie la puede cambiar o usurpar, también he entendido que las ideas son propiedad de quien las expone aunque paradójicamente no le pertenezcan y que de ellas y de los diálogos, no deben surgir confrontaciones porque antes que oponentes, somos seres inteligentes y civilizados que como seres gregarios, intercambiamos ideas y pensamientos, sin más trascendencia que la que se les quiera dar, por eso; mis ideas, opiniones y pensamientos, son simplemente eso y no un motivo para la discordia o la confrontación, para desempeñar ese papel tan pobre y tan mezquino,  no vale la pena expresarse, he ahí una buena razón para que ya no defienda, solo exprese una idea, un pensamiento u opinión y ahí queda zanjada la disputa, perdón, quiero decir: La cuestión y si pueden serle de utilidad a alguien, bienvenido sea.

  Tengo que decir también que entre muchos de quienes han tenido tratos  conmigo, la fama me precede, y llegados a este punto, tengo que hacer una aclaración, y es que esa fama nunca puede ser por intolerante porque no lo he sido, mi error y el de quienes han tenido tratos conmigo –Aunque no lo quieran ver, porque ya tienen un culpable, yo– ha sido, no saber conciliar nuestras ideas y de eso soy responsable yo y lo son quienes han entrado en el juego de la disputa conmigo, puesto que dos no discuten, si uno no quiere, no hay otra explicación y que cada quien asuma su parte de responsabilidad y obre en justicia.

   Reitero que en el tiempo presente tengo muy claro que mis ideas y las de los demás; sin antagonismos, pueden aportar al todo, sin ganadores ni derrotados, sin vencedores ni vencidos y sin que intervenga en ello la erudición o la ignorancia porque de las dos cosas tenemos todos, y aclarado este pasaje de mi vida, tengo que decir a quienes han sido mis más grandes críticos, que miren en mi presente y no en mi pasado porque en él como en el de todos, hay sombras y monstruos que mejor es dejar dormir y todos en paz, y que para que podamos continuar nuestro camino con serenidad y provecho, hagan un recuento de su vida y sepan ver la viga en su ojo, si la hubiere,  porque al fin de cuentas, importa lo que somos, no lo que fuimos o lo que son los demás y al final de los días, yo he de responder por mis actos, los demás, por los suyos y mis errores o debilidades, no empeorarán su estado ni aumentarán sus deudas.

  También quiero dejar claro que, entre mis defectos, no se cuentan; la avaricia, ni la mezquindad, mucho menos la envidia, ni el chisme, ni el ser desagradecido aunque lo parezca, nunca he abusado de nadie, ni he pensado que existe sobre la tierra alguien que está por debajo de mi o que es menos que yo porque entiendo que todos somos hijos de Dios y fuimos creados en igualdad de condiciones, con iguales deberes e iguales derechos y si se ven diferencias, esas no las hizo Dios, las hizo el hombre mezquino y calculador con unos instrumentos de su mundo, muy suyos, llamados: Maldad, poder, despotismo, autoritarismo, orgullo. También digo que, me duele el dolor ajeno y trato de remediarlo en lo posible y no juzgo a las personas por su abundancia o carencia de bienes materiales y creo que en los dos grupos se hallan personas intachables de palabra de obra y de pensamiento, sí pienso que a cada persona le corresponde representar un papel en el teatro de la vida, representemos cada quien el que nos corresponde, con buena voluntad y luchemos por cambiarlo si creemos que ese no es el nuestro y que podemos desempeñarnos mejor en otro, ese es un derecho que todos tenemos y cada quien puede hacer uso de él cuando entienda que está formando en la fila equivocada y ni Dios podrá ejercer presión para que  no lo hagamos, Él mismo nos concedió ese derecho y no existe entre los seres humanos quien pueda coartarlo.

  Pienso también que, las decisiones divinas se pueden cuestionar y se pueden apelar porque son parte de su justicia y ese tribunal, el divino quiero decir, no niega oportunidades de defensa, pero esto ha de hacerse desde el respeto y la humildad, nunca por la fuerza, el despotismo o la imposición porque allí no existen tramas corruptas, ni a quien intimidar y mucho menos a quien comprar, allí se juega limpio y el balón se disputa en todo el campo, no hay árbitros ni jueces parciales o vendidos y los partidos se ganan cuando hemos sido los mejores.

  Llegados a este punto, acercándome al final de mi disertación, espero que mis defectos les sirvan de espejo en el cual mirarse a quienes les causen molestias –y a los que no– mi forma de pensar y mis ideas o lo contrario, para que no caigan en el mismo error que he caído yo o si encuentran algo de valor en ellas –quiero decir de mi forma de pensar y mis ideas—les pueda servir de algo positivo.

  Ya para terminar, como dijo Antonio Machado: Se hace camino al andar. Llegados a este punto y parafraseando al gran poeta, deseo que ese camino lo podamos andar juntos, los que me quieren y los que no, porque, gústenos o no; estamos llamados a entendernos si queremos crecer espiritualmente y poder avanzar a un estadio superior de vida, porque el fin de que estemos en este mundo de pruebas, dificultades y rencillas, es alcanzar la perfección espiritual necesaria para poder elevarnos a otro plano de vida y esto no se logra con críticas, rencillas, odios o resentimientos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s