El tema de hoy es: La ignorancia

IGNORANCIA 1

El tema de hoy es la ignorancia

El concepto que desde mi punto de vista tengo de la ignorancia es que: Ignorante es quien no hace nada por aprender escudándose por ejemplo en que: No fue a la escuela o que no puede asimilar lo que trata de aprender, dándome la razón para que diga que: Ignorante no es quien desconoce el significado de las cosas,  ignorante es quien no hace nada por remediarlo.

  Es razonable pensar que en la ignorancia, se desarrollan hasta tomar vida propia muchas de las circunstancias desafortunadas que nos afectan en la vida porque si no

sabemos la razón de ser de las cosas y además de no saberlo, no hacemos algo para remediarlo, esas circunstancias siempre tendrán injerencia en nuestra vida para mal, si tenemos en cuenta y entendemos como cierto, que solo el conocimiento nos dará las armas que nos pueden liberar de las circunstancias que nos afrentan o hacen la vida más difícil.

   Ahora bien, la ignorancia es un mal para el que no existe una vacuna pero si existe una píldora milagrosa que cura llamada conocimiento, a través del cual se lleva  a  cabo una metamorfosis que como por arte de magia la disuelve, quedando solo la satisfacción personal de saber  y entender  el significado de las cosas sobre las que antes de tomar consciencia, solo había oscuridad.

  Ya  para terminar, voy a contar un cuento que con un poco de humor negro, ilustra muy bien a la ignorancia.

Luis y José, eran dos campesinos que por razón de su profesión, se encontraron en la misma finca desempeñando su labor de jornaleros, un día Luis le dice a José: Como te parece que he amanecido con un ardor en la puerta de la finca, –hacía referencia al ano–  José, entendiendo que en cuestiones de salud, mejor es tener un diagnóstico pronto y salir de dudas, le recomendó que se fuera a ver al médico inmediatamente y que él lo acompañaría. Entró José a la consulta del médico y luego de un riguroso examen le dijo éste que no tenía de qué preocuparse pues su dolencia carecía de importancia y le entregó unos supositorios diciéndole que todos los días se  pusiera uno por el ano.

Al salir de la consulta, su amigo le pregunta cómo le fue y este le responde lo que ya sabemos que el médico le dijo, y remata haciéndole a la vez una pregunta: Tu sabes dónde queda el ano?

Yo que voy a saber, le responde José, vuelve y dile que te explique mejor porque no entendiste. Regresa Luis a la consulta del médico y con cierto temor le pide que le aclare el uso del supositorio que le recetó, ya que el no sabe que es el ano, la respuesta del médico fue: ¡Ah! no te preocupes, te lo pones por el recto que es lo mismo.

Vuelve a salir y su amigo a preguntar, al llegar al recto, se disgusta José y le dice: Tú eres tonto o qué, ve y dile a ese médico que te hable claro porque no has entendido nada, ante lo cual, y después de poner cara de erudito buscando la explicación a un enigma, respondió Luis: no, yo no vuelvo a entrar, porque  ahora que estuve allá,  me pareció que no le gustó que lo hubiera hecho, qué tal si vuelvo y me dice que me lo meta por el culo.

Conclusión: Pretender saberlo todo, es como pretender saber cuántos cabellos tenemos en la cabeza; las dos cosas se salen de nuestro alcance porque nuestra capacidad en ese campo es limitada pero si hay cosas que por fuerza tenemos que saber para no tener que pasar por ignorantes. La ignorancia no es un mal,  la ignorancia  es un estado personal que se acrecienta con la falta de voluntad para combatirla.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s