El tema de hoy es: El mundo es un pañuelo

EL MUNDO ES UN PAÑUELO GRATIS

El tema de hoy es el mundo es un pañuelo

 Hay un dicho popular que dice: El mundo es un pañuelo y estoy de acuerdo en que… el mundo es un gran pañuelo con cuatro puntas denominadas: Oriente, Occidente, Norte y Sur y en cada parte de ese pañuelo, existe un amo nativo que depende de otro más universal y ese pequeño amo, piensa a su manera y obra en función de   de sus intereses pero por encima de ellos, en función de los intereses de su amo universal que es el imperio del momento y de esa simbiosis entre amos, uno grande y otro pequeño, ambos mezquinos sale perjudicado todo el mundo que vive en su entorno o bajo su bandera deshonrada y dentro de ese pañuelo, ya es difícil convivir por falta de espacio y de medios

para subsistir porque los recursos se han ido concentrando de tal modo que unos engordan, –no tantos– como cerdos prestos a ir al matadero y mueren por enfermedades del corazón a causa del colesterol, consecuencias de la comida chatarra y la sobrealimentación y otros mueren de inanición –estos si son muchos– por la mezquina razón de haberles tocado una punta del pañuelo al que no llegó la repartición equitativa de recursos.  

   Todos los espacios de ese pañuelo llamado mundo, están copados por un grupúsculo de bellacos insensatos que se han apropiado de todo en perjuicio de la humanidad, con la venia de todos porque se peca por acción, ese es su pecado, grande; pero un pecado mayor es el de la  omisión, lo cometemos todos los pobladores de la tierra, excluidos por voluntad propia de la repartición de los panes porque en nuestras manos está, hacer que esa repartición, llegue a las cuatro puntas del pañuelo, sin importar en qué lado vivimos, vegetamos o morimos o quién, es el amo. “Cuando los de abajo se mueven, los de arriba caen” George Orwell, no lo olvidemos.

   Es cuando menos frustrante saber que en ese pañuelo, hay dos denominaciones: Ricos y pobres y la relación entre la renta per cápita del país más rico y el más pobre, es de cuatrocientos a uno, díganme quienes me lean, ¿cómo puede ser posible que pretendan los dueños de la riqueza  que haya paz en un mundo con tamaña disparidad?

   Hace doscientos años, esa relación era de cinco a uno que siendo muy dispar, no se veía tan abominable como lo es ahora y si miramos las causas de tan exagerada descompensación, tenemos que ver que esta ha sido creada por dos grupos poderosos, el poder económico y el poder político, –no me canso de repetirlo– concentrando los primeros toda la avaricia y toda la mezquindad y los segundos toda la corrupción y todo el engaño hacia los pueblos que los avalaron en su camino hacia  el poder y una vez se han revestido cada uno con sus singulares ropajes, los primeros han dedicado sus esfuerzos a ser más ricos, más inhumanos, más hijos de mala madre y los otros a  ser ricos y poderosos a golpe de corrupción, llevando al mundo a las puertas de un cataclismo que es lo que sobrevendrá sobre la humanidad por la avaricia de unos, la corrupción de otros y la pasividad del resto, y en esta lista, entramos, tú y yo.

  Ya para terminar, tengo que decir que a los personajes que ejercen el poder en función de intereses personales, les sobran defectos morales y en la misma proporción les faltan virtudes e inteligencia, porque no hay que tener un cociente  intelectual de genio para saber que esa disparidad entre ricos y pobres, traerá consecuencias de las cuales no se salvarán quienes dirigen las multinacionales, sus asociados y sus descendientes, ni los países ricos que no supieron entender su posición y hacer o mejor, permitir una redistribución de la riqueza más justa, ese día está latente y llegará porque quien nada tiene, ni siquiera que perder, querrá tomar lo que cree que le pertenece por derecho propio y si queremos que exista un futuro, tienen que empezar ahora a cerrar esa brecha que separa y engendra diferencias y luchas y esto lo tienen que hacer, no por altruismo o consciencia social, bien sabemos que sería mucho pedir, lo tienen que hacer en defensa de sus intereses, por ser quienes tienen más que perder en el asunto y la paz del mundo depende de la prosperidad y el bienestar de todos, no hay más cuentos en esta historia, no nos los echen  porque no les creemos, y no hay otra salida y es bueno que lo entiendan quienes han generado tal disparidad ahora que todavía queda tiempo para enmiendas porque una vez la maquinaria de la justicia compensatoria se haya puesto en marcha, solo el cumplimiento de las leyes violadas y que han permitido tamaña disparidad, podrán pararla y siempre será mejor que la situación se dirima  pacíficamente pues de los enfrentamientos solo queda mucho dolor y muchas heridas que tardan en cicatrizar y mientras eso se da, pueden pasar muchas otras cosas y no propiamente que se quieran recordar.    Sin más, la ecuación es: Justa repartición de  la riqueza = a paz.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s