El tema de hoy es: El dinero lll

ESTA ES ART. EL DINERO lll  GRATIS 6

El tema de hoy es el dinero lll

   Hoy voy a hablar otra vez del dinero III porque dada la importancia que tiene para  la humanidad, me parece importante volver a hacerlo.

    El dinero es el bien más valorado y deseado por todos y ni yo que trato de entenderlo en toda su realidad y critico el que se quiera atesorar, me libro de su influjo, pero eso no quiere decir que me tenga encandilado y me haga mezquino y espero que mis puntos de vista al respecto encuentren eco en mis lectores. Sin más, tengo que decir

que para mi representa lo que para las personas comunes y corrientes, comodidades y una vida plácida que es la que todos deseamos, pero también, unos medios para poder ayudar a otras personas a salir adelante y contribuir aunque sea un poco a que este mundo vaya mejor, porque tengo claro que: “una barriga con hambre, no puede creer en Dios, ni en democracia, ni en leyes establecidas por el gobierno imperfecto de los hombres”.

  También me he dado cuenta que con todas las comodidades que nos pueda dar, no nos puede garantizar la felicidad porque la vida se va desarrollando a base de superar obstáculos y vicisitudes y ni con todo el oro del mundo nos podemos librar  de pasar por ellos, sí podemos hacerlos más llevaderos, humanizarlos si se quiere, pero solo eso, porque obviarlos, todavía no existen herramientas, ni trampas, ni tramas corruptas que se puedan usar buscando hacer que pasen de largo.

   Por eso es que no veo razonable que haya personas que quieren atesorar todo el oro del mundo, cuando la realidad es que somos demasiado pequeños y tenemos una vida muy limitada en tiempo, para que podamos hacer uso de él, más bien creo que esas personas están enfermas de soledad, de codicia, de avaricia y carentes de felicidad, quieren cobrarle a los demás los costos de su propia infelicidad, copando espacios y cerrando vías para que otros, no puedan acceder a él.

  Vería razonable atesorar dinero por montones si, llegado el día final, el de los años y las fechas cumplidas, pudiéramos empacarlo y llevarlo con nosotros en el viaje a esa última y desconocida morada pero eso no es posible, pues una vez terminamos nuestro contrato terrenal, el partido se juega en otro campo, en otro plano de vida, donde las cosas materiales carecen de valor, allí todos seremos iguales de llegada desde luego, porque una vez pasemos por el tribunal de cuentas, cada quien recibirá lo que se haya ganado en su viaje terrenal y el dinero III no es una basa que se pueda jugar, ni puede ser usado para inclinar la balanza a nuestro favor, allí se juega limpio, no hay políticos, por consiguiente no hay corrupción, ni profesiones que amparen la impunidad, ni negociados, ni componendas; mucho menos se tienen padrinos aunque sí se puede tener un aval y ese aval se llama: Obras, las buenas que hayamos realizado en nuestro viaje por la tierra.

  También digo que, veo razonable que todos aspiremos a tener dinero porque con él se compran comodidades, se trabaja poco y se vive muy bien, pero si la ambición por tenerlo  es la de convertirse en Rico MacPato o en el rico Harpagón de la comedia de Moliere, pena siento por quien tiene tan mezquinas ambiciones porque  el dinero a la par que concede comodidades, también concede desgracias y es uno de los enemigos mayores que hay para lograr conciliar la vida material con el mundo espiritual y si no se hace buen uso de él, lo que dicen las palabras de la Biblia es un hecho consumado, y esas palabras, dicen textualmente: Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre en el reino de los cielos –San Mateo, Cap. 19, vs. 24– Pero esto tampoco se puede interpretar textualmente porque la riqueza no está reñida con el mundo espiritual, en  absoluto, es el mal uso que se hace de ella lo que crea ese cisma entre ambos, por lo demás, el rico que sabe entender que el dinero es un bien espiritual y que como tal hay que darle un fin social, sin tenerse que quedar pobre por ello, tiene asegurado su paso a la final, quiero decir a un mundo nuevo, espiritual, donde ya no cuentan los sufrimientos, ni la prestancia social, ni los millones, ni premios, ni castigos porque el círculo se ha cerrado, se ha completado la rueda y se vive en plenitud sin que entre a decidir  en ese estado, el bien y el mal y las riquezas, ni figuran, ni obran en nuestro favor.

   Ya para terminar, soy enfático en decir que el dinero no garantiza la felicidad pero tampoco nos la roba, pero a partir de él, a causa de su mala distribución y de su mal uso, se crean situaciones que afectan negativamente la vida de demasiadas personas en el mundo, hechos que dan motivos razonables para bajarlo de su pedestal, ese al que tu, yo, todos lo hemos subido, y empecemos a entender que el dinero es importante, no cabe duda, pero no lo podemos poner de primero en nuestra lista de prioridades porque nos puede dar más problemas que satisfacciones y tengamos siempre presente que: Ni todo se compra, ni todo se vende, por eso, hay personas que no tienen un precio y hay vacas  que por bien cuidadas que estén, no dan leche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s