El tema de hoy es: La justa medida

ESTA ES ART.  LA JUSTA MEDIDA  GRATIS

El tema de hoy es la justa medida

Si pensamos en que las cosas tienen que tener una justa proporción para que tengan una buena aceptación de cara a la opinión de los demás o razonables si nos referimos a esas situaciones que se dan y que no deberían ser pero que dadas las circunstancias o el manejo que desde siempre se les da no se pueden obviar, tenemos que hablar de: La justa medida, algo un poco complicado de determinar porque lo que puede llenar las expectativas de unos, puede no serlo para otros.

   Para la muestra, un botón; cuando hablamos de copas, dos y a lo sumo tres pueden ser la

expresión de: La justa medida para quienes son consecuentes con su salud y tienen apego a la vida, sin embargo; para una persona a la que la vida le importa poco y su estado de salud ni siquiera se lo plantea, diez, quince o más copas, pueden su concepción de: La justa medida.

   Ahora bien, yéndonos a un lado nada agradable, hablemos de corrupción.  La corrupción es algo que no debería existir y deberían existir leyes que la castigaran con dureza pero así como un pulpo no se muerde a si mismo uno de sus tentáculos, la corrupción no podrá ser controlada porque quienes tienen que ejercer esa acción de control, también pueden caer en ella al ser parte del sistema que ha de controlar y que a su vez es parte de la corrupción, suena redundante pero es así, por lo tanto no podemos esperar que haya quien ejerza un control eficaz sobre quienes la cometen, –porque saben tanto nuestros “honorables” sinvergüenzas que no permiten que se creen mecanismos de control, fuera de su control–, –redundante pero cierto– donde estuviera algún tipo de asociación ciudadana,  solo nos queda con los pies en la tierra,  mirar al mundo real, que no es el que quisiéramos y ver lo que nos muestra que en nada es halagüeño y buscando minimizar los daños, tenemos que hablar de reducirla a su: Justa medida y así, poder ver una luz pero que tampoco es lo ideal porque la solución es: Cortarla de raíz, llegando hasta donde sea necesario, pero no podemos ser ilusos creyendo que puede haber quien se enfrente a ella con valor, honradez y principios morales porque de eso tan bueno, no dan tanto, teniendo que volver a invocar a: La justa medida,  ante la imposibilidad de poder controlarla, más por falta de voluntad política y de principios que de recursos para poder atacarla, esto si miramos su solución dentro del estado mismo en que se genera y si miramos afuera, es el pueblo el que tiene que tomar acción en ese sentido pero no hay unión para enfrentarse a tal poder, lo que nos pone de frente a una realidad que no es la idónea pero que dadas las circunstancias, es la única salida, y es, reducirla a su más mínima expresión, minimizando los daños que de ella se derivan y que afectan a toda la sociedad. Pero… Y cómo se puede saber cuánta es aceptable o manejable razonablemente para que quede dentro de un marco que no cause tanto daño, no tenga tanta visibilidad y no cause tanta vergüenza y repudio?   Pregunta difícil que yo no puedo responder pero es un buen momento para que compartiendo nuestros puntos de vista, todo el que me lea; piense en ello y emita una opinión al respecto y quién sabe, tal vez sea un buen comienzo para empezar a tratar estos temas tan recurrentes y desagradables y  de paso crear una asociación de ciudadanos que con valor y decisión, vele por los derechos de todos, llevando nuestras quejas y nuestro descontento a las instancias que sean necesarias y no cejar en el empeño hasta hallar soluciones que nos satisfagan a todos y nos de motivos para sentirnos orgullosos de vivir en una sociedad donde los problemas y las desvergüenzas tienen la solución que conviene a todos.

  Ya para terminar, La justa medida, puede ser entendida como un instrumento de control intermedio entre la corrupción galopante y desbordada  y el cumplimiento de las funciones del estado con honradez y que bien puede ser tenida en cuenta y aplicada de manera voluntaria a todas las instancias de la vida de las personas como punto de equilibrio entre lo que puede ser y lo que desde ningún punto de vista, tiene que ser, pero eso sí teniendo en cuenta que la justa medida en temas de corrupción no es el ideal, es solo un comienzo, una especie de transición que nos tiene que llevar a su erradicación total aunque para ello, tengamos que acabar con el sistema político actual que solo nos da penas y vergüenzas y ya es tiempo que empecemos a hablar de: Servidores públicos honrados, con una consciencia social inmensa en lugar de representantes políticos desvergonzados y corruptos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s