El tema de hoy es: Nadar con la corriente o contra ella

ESTA ES ART. NADAR CON LA CORRIENTE O CONTRA ELLA

El tema de hoy es nadar con la corriente o contra ella

Siempre se ha dicho que debemos nadar con la corriente porque haciéndolo, podemos avanzar a mayor ritmo, cubrir una mayor distancia llegando finalmente al puerto elegido sin mayores esfuerzos y con resultados muy positivos.

 Yo pienso que hasta cierto punto, nadar con la corriente es lo más

recomendable aunque no es la única vía a seguir en la búsqueda o culminación de nuestros proyectos pues hay momentos puntuales en los que arriesgar un poco da resultados y también es importante saber que el temperamento y el ardor que se ponga en los emprendimientos tiene mucho que ver con ir con la corriente o en contra de ella.

   Nadar con la corriente concede serenidad y tranquilidad pero le resta emoción a la vida, algo que dependiendo de quién y según en qué, puede no ser tan gratificante y puede resultar de ese hecho un desasosiego que solo la emoción de la acción un poco descontrolada o fuera del curso tradicional de las cosas, puede calmar.

   De una cosa estoy seguro, no todas las personas están hechas para ir por el mundo nadando con la corriente, porque claramente han  nacido para la aventura y para asumir los riesgos que otros no pueden y así está contemplado en su manual de vida. Quien nace dotado del don de la aventura y de la capacidad para andar por riscos y caminar sobre el agua, no puede hacer otra cosa que no sea, “ponerle el cascabel al gato” y buscarle  la otra cara a las cosas, volteándolas del revés para explorar todas las posibilidades que encierran y van por la vida emprendiendo acciones donde otros pasan de largo porque esa es una de sus virtudes: Ver luz donde otros ven sombras.

  Pues bien, nadando en el mar del pensamiento, he llegado al punto donde asumo que hay quienes nacieron para ir por la vida nadando contracorriente porque esa es su vocación o condición natural de vida y para quienes la quietud del agua de la vida no les presenta una opción posible, pues en esa quietud, bien podría encontrase agazapada una muerte prematura y son demasiado inquietos para encontrarse con la muerte fuera de tiempo y lugar y no presentarle batalla.

   Nadar en contra de la corriente, es una condición para la acción que se da en algunas personas y es así como pueden crecer y desarrollarse porque digamos que así fueron programados, por tanto, creo que tan capacitados están para enfrentarse en cualquier batalla de la vida quienes avanzan contracorriente como quienes lo hacen a favor de ella, sí digo que para quienes van en contra de ella, la lucha es más compleja por las condiciones especiales que encierra, teniendo que decir que, son más gratificantes los logros; aunque tengo que decir también, que no siempre son comprendidos, porque quienes se apartan de la senda transitada por las mayorías, no son bien vistos en muchos casos al ser mayoría quienes van con la corriente y de este lado, es difícil entender que unos pocos avancen por la vía de escape o en un aparente contrasentido cuando lo normal, casi que se puede decir, natural es avanzar sin pausa pero sin prisa, por el lado derecho de la vía, sin hacer uso de ese tercer carril llamado: Vía de escape, para intentar llegar seguros a la meta y es conveniente decir: Intentarlo, porque nuca se está seguro del resultado final de una carrera hasta que  los jueces no han bajado la bandera, solo en ese momento se pueden evaluar los resultados y concluir si, ir por la vida a favor de la corriente es hacer lo que es más seguro o más productivo o si por el contrario, hacerlo en contra de ella es el camino a través del cual se alcanzan mayores satisfacciones aunque eso sí, más fácil, no lo es nunca.

  Ya para terminar, con la corriente o contra ella, con calma o con prisa pero avanzando, siempre siguiendo el instinto natural y siendo sabedores en todo momento que con la corriente o contra ella, hay que emprender, hay que luchar y al final, hay que estar satisfechos de los logros o de las derrotas porque al final de cuentas de las derrotas se aprende y lo que de verdad cuenta y queda marcado con tinta indeleble en la mente de los emprendedores es: Haberlo intentado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s