El tema de hoy es: Política, políticos

ESTA ES ART. POLITICA, POLÍTICOS  GRATIS

El tema de hoy es política, políticos

Si miramos la manera de funcionar de la  política, vemos que a los partidos del segmento político de derechas se les valora mejor; por ser la inclinación natural de una parte importante de las personas que tienen alguna relevancia social,  al ser en su mayoría, los dueños de la riqueza, de los intereses y por consiguiente del poder que rige los destinos de las naciones, lo que nos lleva a entender  que estábamos equivocados cuando asumíamos que eran los políticos quienes ostentaban el poder, craso error, los políticos son solo lacayos del poder económico aunque sean quienes dan la cara y afrontan el desprestigio relativo de sus malas acciones, –relativo

porque poco o nada les afecta–  que al fin de cuentas son llevadas a cabo en defensa de sus patronos, los que tienen el poder económico y a los que tienen que salvaguardar con su vida si fuere preciso porque para eso los apoyan en una elección y los cubren de oro, razón fundamental  por la que luchan para ser nuestros representantes.

   Una cosa si es cierta: La derecha es más dura que la izquierda a la hora de recortar el bienestar del pueblo, aunque una parte importante de ese pueblo que la vota, no se entere, por eso la sigue votando y tampoco se ha enterado que la derecha, de ninguna manera está identificada con ellos aunque lo pregone y haciendo buen uso de la demagogia, arte en la que saca sobresaliente, proclama no recortar solo hacer ajustes que según dice, no es lo mismo, aunque ese pueblo que los vota y los que no, lo sienta como una cuerda que tensada se mete en sus carnes flácidas haciendo mucho daño.

  La izquierda, como el otro segmento del espectro político, es el otro partido que en algún momento dirige los destinos de los pueblos y que muy poco se diferencia de los anteriores, si acaso en su discurso, emanado de sus creencias políticas, pero respecto al pueblo y su desempeño, es: El mismo perro, con distinta guasca. Por otra parte, es   mal calificado dentro de los círculos de poder que tienen  a la derecha como centro de referencia porque  dicen que desvirtúa al orden establecido y que ha dado tan buenos resultados, cimentando a la democracia como el sistema político más perfecto y justo de la tierra, algo que  desde otra perspectiva, desde otro modo de pensar y de ver las cosas, no se ha podido demostrar, más bien las pruebas apuntan en    la dirección contraria.

 Ahora bien, para que tratemos de conciliar nuestros puntos de vista, tratando de encontrar la reconciliación y el cambio y mirando objetivamente el hecho, digo que me parece que ninguno de los dos cumple a cabalidad con el papel de mostrar a la democracia como el sistema político “más perfecto” y de ser el garante de la justicia y la equidad que lleva a  una sociedad a desarrollarse dentro un de un entorno sano y productivo en su propio  beneficio.

    He de decir también que cualquiera de los dos o incluso los dos trabajando en concordancia con los interese comunes, apartados de intereses de  partido y personalismos mezquinos, pueden ser la solución para que este mundo logre los objetivos para los que seguramente fue creado, alejando los  fantasmas de la injusticia social, de la guerra y del terrorismo que tantos males causan, y que a fuerza, están ligados al  mal desempeño de las funciones del estado.

    Pero para que este barco navegue con bien hacia buen puerto, primero tenemos que reconocer los fallos que tiene la democracia y reformarla si es preciso, luego hay que desterrar fantasmas y desestigmatizar por igual a izquierdas y derechas dando por válido que la primera no es la madre de todos los males, ni la segunda es la solución de todos ellos, entendiendo que en las dos encontramos planteamientos válidos y otros que no lo son tanto y por eso mismo si de verdad el fin primordial de la política es dirigir los destinos de los pueblos en aras de un bien común, apartada de personalismos e intereses, muy bien se pueden conciliar las posturas y encontrar un punto de encuentro intermedio donde  se reconozcan válidos y aptos para tomar las decisiones que para bien o para mal, afectan la vida de las personas que representan, pero eso sí, apartados de intereses partidistas y corrupción.

   Otra salida, en busca del bien común, puede ser: Revisar con lupa y exprimir hasta extraer la última gota, lo que los dos tienen de bueno para dar y replanteando la democracia, hacerla más justa y participativa o hacer con todo ello un nuevo sistema político, que llene las expectativas de todos por igual; sin que nadie sea agraviado u honrado sin una causa aparente, todo lo anterior lo digo ante el supuesto de que los políticos que conocemos, albergan en sus corazones un  poco de consciencia social y buenas intenciones, algo que por otro lado no se ha podido demostrar y ese supuesto de que hablo casi que es una certeza de lo contrario.

   Lo que no debería darse es que sigan siendo dos antagonistas que muestran su lado más negro y su baja condición moral en su lucha por hacerse con el poder, sin que a largo plazo consigan beneficios, ya que con ello solo muestran su verdadera catadura moral, sus intenciones e intereses, ganándose un desprestigio tal que hoy por hoy, da vergüenza ser político y solo los mediocres, los que tienen intereses que defender o pocos escrúpulos optan a serlo y si no se les señala abiertamente es porque la política asusta a muchos por su mala condición moral y la mayoría de las personas  prefieren no ser sus detractores, pues con los políticos, nunca se sabe, y si…doctores tiene la santa madre iglesia,  Hipócritas, corruptos,  bandidos, tiranos y más, tiene la política.

   Ya para terminar, cerrando este escrito que se ha tornado desagradable por lo que implica en sí, y para que cada quien tenga un elemento más de juicio respecto a izquierdas y derechas, terrorismo, subversión, anticuerpos y microbios, y puedan hacer una valoración de lo que expreso y de lo que piensan y hacen nuestros “honorables” representantes, cito las palabras del canciller argentino, Almirante Cesar Augusto Guzzetti, en los últimos tiempos de la ignominiosa  dictadura, dos meses después de haberse reunido en secreto  con Henry Kissinger, secretario de estado norteamericano  en Junio de 1.976 durante la VI asamblea de la  Organización de Estados Americanos –OEA– : Mi concepto de la subversión se refiere a las organizaciones terroristas de izquierda. La subversión y el terrorismo de derechas no es lo mismo. “Cuando el cuerpo social del país ha sido contaminado por una enfermedad que le devora las entrañas, forma  anticuerpos, esos anticuerpos, no pueden considerarse del mismo modo que los microbios”. Bonita manera que solo saben usar los políticos de defender lo indefendible o justificar lo injustificable, no les parece?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s