El tema de hoy es: La educación que recibimos

educacion-4

El tema de hoy es la educación que recibimos

Antes de empezar a hablar de la educación que recibimos, ya sea pública o privada, veo que decir que está directamente ligada al aparato productivo de los estados y no propiamente encaminada a que se desempeñe un empleo en unas condiciones saludables y justas desde el punto de vista de la salud y de la retribución, está más encaminada hacia la esclavitud, suena duro, pero es lo que

empieza a dejarnos como herencia el siglo XXI y justamente es ahí donde la educación que recibimos, cumple con su papel de hacer a los trabajadores dóciles y sumisos ante la violación de sus derechos laborales y desde luego, sus derechos civiles porque ambos, están unidos, si se viola el primero, automáticamente se viola el segundo y los que haga falta, al fin de cuentas que todo lo que pueda suceder está calculado y programado y salvo que se dé un hecho inexplicable, sus intereses siempre estarán cubiertos aunque sea aplicando una dura represión amparada por una “ley” que no creo que cuando cumple ese papel, se le pueda llamar: ley.

 Tomando en cuenta lo anterior, la educación que recibimos se centra en formar a buenos ciudadanos y por buenos ciudadanos hemos de entender que seamos borregos, dóciles, sumisos, temerosos ante el poder, no se nos educa para pensar y aportar soluciones, se nos educa para obedecer al sistema, –y a sus secuaces– un sistema aparentemente paternalista, en la práctica, explotador, duro y deshumanizado en la práctica por culpa de las asociaciones malvadas que existe entre él, el sistema quiero decir y los círculos de poder o el gran poder como se le puede llamar al sistema económico que tiene injerencia en todo lo que tiene que ver con los pueblos o mejor es decir: Con los borregos y al paso que van las cosas, con los esclavos, hacia allá apuntan las decisiones que por orden del poder económico, están tomando los gobernantes del mundo globalizado en que vivimos para poder así instaurar a sangre y fuego si es necesario, por las buenas o por las malas la mayor de las desgracias que le puede suceder a los pueblos de la tierra llamada: Nuevo orden mundial o feudalismo moderno.

  Llegado a este punto y que ya he expuesto la verdadera razón del por qué de la educación que recibimos y sus consecuencias, voy a hablar de la educación que si deberíamos recibir para tener muchas más posibilidades de desenvolvernos en la vida con todas las posibilidades de éxito y lo que es más importante: Poder cumplir a cabalidad con las obligaciones que todos los seres humanos traemos en el momento de nacer o de haber sido creados.

Podríamos decir que hemos recibido una buena educación si se nos enseña a amar, primeramente a Dios, después a la familia, a la pareja que elegimos para acompañarnos en el viaje de la vida, a los animales, a la naturaleza en general y a todos los demás compañeros  en el viaje de la vida, a los seres humanos, nuestros hermanos de creación, el problema es que no se nos enseña a amar, no se nos enseña a tomar decisiones y a asumir riesgos controlados, buscando ser independientes, laboral y económicamente, se nos enseña a depender de un empleo  que nos hace dependientes de un empleador y por tanto dependientes lo que nos anula la voluntad para exigir lo que en justicia creemos merecer o para asumir el reto de emprender.

  Total que mientras la educación que recibimos se siga centrando en preparar borregos y en lanzar a la jaula de los leones cada cierto tiempo un hornada nueva de trabajadores casi esclavos a desempeñar un trabajo para el que en muchos de los casos no han sido preparados, inconformes con su suerte pero sumisos por el temor que les despierta el sistema que los afrenta, el mundo seguirá llevando el rumbo equivocado que lleva y no les quepa duda que un día reventará y la culpa será de los ineptos, avaros y mezquinos que tenemos por representantes políticos, de los dueños de la riqueza que han sustentado a los bandidos que antes he mencionado, pero también será la culpa, tuya, mía, de todos, porque en nuestras manos está cambiar el sistema político de mierda que tenemos, si de verdad queremos vivir de distinta manera, con más prerrogativas porque lo que hemos hecho hasta ahora, es permitir que quienes dirigen nuestros destinos sean los dueños de todo, de ahí sus prebendas y prerrogativas que son inmensas en perjuicio de todos.

 Ya para terminar, tenemos que darnos por enterados que la educación que recibimos se reduce a enseñarnos cuatro operaciones matemáticas y poco más pero de cómo enfrentarnos a la vida con posibilidades de éxito no recibimos nada, de cómo comprender lo que es bueno para nosotros y lo que no y el manejo que de ello hace el estado, nada. Conclusión: Somos nosotros mismos sin el concurso del estado que tenemos que prepararnos para tener al menos una posibilidad y eso empieza en el hogar, tenemos que preparar a las nuevas generaciones en la intimidad del hogar, para luchar y para exigir sus derechos y no permitir nunca más que sean borregos, en nuestras manos está preparar a una nueva generación libre o esclava porque del estado no podemos esperar más de lo que le convenga de acuerdo a sus intereses.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s