El tema de hoy es: Los errores

error

El tema de hoy es: Los errores

 Cuando hablamos de los errores, entendemos que se pueden denominar así nuestros actos reprobables que no se cometen conscientemente, o que se llevan a cabo por ignorancia o por descuido pero nunca jamás por maldad, ni llevan una mala intención expresa, si así fuera, no estaríamos hablando de un error, estaríamos hablando de una falta que ya trae consigo la mala intención y su consiguiente reprensión.  

  Los errores que tan comúnmente cometemos los seres humanos, nacen de las urgencias, de las despreocupaciones o de la ignorancia, que son las puertas por las que se nos puede colar  el duende que todo lo revuelve para llevarnos en dirección contraria a la que quiere tomar nuestra voluntad, robándonos la brújula para que perdamos el rumbo, ese es su cometido, el nuestro es el de no permitirlo, vigilando nuestros pasos por la vida para no caer en errores que puedan causar daños irreparables y tal vez tener que pagar por ello,  sin que olvidemos que el dicho popular, dice: El que inocentemente peca, inocentemente se condena.

  Los errores en muchos casos son los intentos fallidos en la búsqueda de nuestra mejor obra, son la ruta equivocada en el camino de la vida, son la noche que termina sin que hayamos podido conciliar el sueño porque no teníamos las cosas claras, la mente lúcida,  son al final de cuentas, la reprobación del examen que en su momento nos hace la vida.

 Pero si alguna ganancia podemos sacar de los errores es que traen consigo una enseñanza que nos ayudará a seguir el camino por la vida alejados de la ignorancia que ha hecho posible que se manifieste, dándonos las armas  para no volver a cometer un descuido que nos pueda llevar por el camino equivocado.

   Ya para  terminar, tengo que decir que algunas veces ni se notan porque pasan de largo sin dejar  huella, los errores quiero decir y llegado a este punto, citaré un cuento que escuché hace ya mucho  y que ilustra perfectamente las dos diferentes consecuencias de los errores, quiero decir, las intrascendentes y las fatales, allá voy.

   Un médico contrató a un carpintero para que le instalara un armario en su casa. Estando el carpintero en el desarrollo de su trabajo, puliendo una pieza de madera con el escoplo, pulió más de la cuenta, viéndose en la necesidad de recurrir  a la masilla para subsanar su error.

 En ese momento entró el médico y sin que el carpintero se percatara de su presencia, fue testigo del error y posterior enmienda. Una vez subsanado, el carpintero se da la vuelta y se encuentra de frente con el médico que sin más le espeta: Ajá, conque los errores se tapan con masilla, a lo que le respondió el carpintero: mis errores sí, porque los suyos se tapan con tierra. Este es un buen ejemplo de las consecuencias de los errores, dejando muy claro el cuento anterior que hay errores que por más que se quiera, nunca se podrán enmendar porque sus consecuencias son fatales, caso del eventual error que pueda cometer un médico en una operación o con un mal diagnóstico, el caso contrario, el que puede cometer el carpintero, tiene fácil solución y sus consecuencias son intrascendentes porque pueden afectar al ego pero no a la vida, así que…es mejor ser cuidadosos con nuestros actos para que en el caso de equivocarnos, algo más que posible o seguro, de esos errores no quede un daño irreparable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s