El tema de hoy es: Dios

paraiso-dios

El tema de hoy es Dios

El tema de Dios, es un asunto que en algunos momentos de mi vida he permanecido indiferente y tengo que decir también que de ello, ha tenido mucha culpa la doctrina y la actuación de la iglesia porque no puedo entender que en nombre de Dios se hayan y se sigan cometiendo tantas iniquidades y se pretenda haga negocio con todo lo que tiene que ver con El, de ahí que mire a la religión con suspicacia y

aprensión y prefiera mantenerme apartado de ella ante la premisa que…mejor solo que mal acompañado y si  me he de equivocar, que no pueda ser inducido a ello por una mala doctrina. También digo que no creo que Dios tenga contratados que lo representen en la tierra porque siendo un Dios de amor, de justicia y de bondad, todo el género humano que somos tu, yo, él, siempre que obremos bien, somos sus representantes, sus hijos predilectos, sus protegidos.

   Diré también que huyo de la religión, no de Dios que son dos cosas bien distintas, como huyo de la política porque entiendo que son dos grandes poderes compinchados para  seguir desarrollando los dos más grandes negocios legales que existen sobre la tierra, con grandes ganancias y cero responsabilidades ante los hombres y ellos creen que ante Dios porque si creyeran aunque fuera muy remotamente que Dios les pedirá cuentas un día que seguramente no esperan, obrarían de dista manera y la vida en esta tierra de Dios, sería muy distinta para bien porque quien cree en Dios de corazón, cuida sus actos para agradarle y en lo posible cuida de su prójimo y de ello se beneficiaría  toda  la humanidad, aunque bien mirado, pienso yo que…puede ser que ninguno de esos dos poderes – política y religión, hago referencia a quienes los ejercen— crean en Él o tengan información privilegiada que los demás desconocemos y eso explicaría el por qué obran como lo hacen.

  Continuando con mi disertación, me pregunto ¿qué resulta del entendimiento entre esos dos poderes?  Primero, una simbiosis perfecta y a continuación una herejía que sustenta el poder de ambas instituciones y diré por qué; para la iglesia, todo lo malo que nos sucede, es la voluntad de Dios y por tanto no podemos cuestionarlo ni siquiera mostrar nuestro desacuerdo porque nos estaríamos revelando contra Él, algo muy provechoso para sus intereses y los de sus socios los políticos. De ahí sacan  ambos un poder incuestionable que mantiene sumidos en sus problemas a muchos de quienes los padecen sin posibilidades de poder remediarlos porque la doctrina así lo enseña y los políticos los crean para seguir siendo los amos del mundo y la causa de muchas de nuestras desgracias.

 Ya para terminar, tengo que decir que quien necesite de la religión para avanzar por la vida, está en su derecho y hasta de utilidad le puede ser pero no debe permitir que lo embauquen con historias que si se miran atentamente y sin prejuicios, son difíciles de creer y no deben olvidar que todos los pobladores de la tierra tenemos la capacidad y el derecho de comunicarnos con Dios sin intermediarios, de una forma directa, sin distorsiones y sin que entre a jugar en ello maldad o santidad porque para Dios todos somos sus hijos y nuestros defectos son por Él conocidos mejor que por nosotros mismos y su amor y sus leyes, no son excluyentes porque de Dios solo emanan amor y bondad y esas dos virtudes divinas, chocan frontalmente con el castigo, la exclusión o condena de que nos habla la doctrina, no hemos de olvidar también que todas nuestras faltas son susceptibles de perdón porque Dios es un Dios de amor, de bondad, de perdón, de entendimiento y todos sin excepción tenemos el derecho al perdón de nuestros malos actos, solo tenemos que manifestar la intención y el propósito de enmienda para que Dios nos conceda la oportunidad de reescribir nuestra historia personal y esto se puede lograr sin intermediarios y saben por qué? Porque los  intermediarios lo complican todo, lo sobrevaloran y le ponen precio  y las cosas de Dios, ni son complicadas, ni tienen precio, precio tienen las cosas materiales, las cosas de Dios, del espíritu, son gratuitas por voluntad divina y a ellas se accede por la voluntad, por el entendimiento y por la aceptación, Dios es parejo, no tiene compadres,  ni participa de tramas corruptas y para Él, todos somos su hijo preferido y todos tenemos los mismos derechos. Con que entendamos esto, ya tendremos hecho parte del camino, lo importante es obrar con justicia y todo lo demás se nos dará por añadidura, hay que buscar primero las cosas del espíritu, las materiales ya llegarán como un complemento, las cosas espirituales perduran, las materiales perecen y el que sustente su vida expresamente en  el mundo material, le espera un largo camino por recorrer porque el camino del mundo espiritual, todos lo hemos de recorrer, queramos, creamos o no, ya de cada quien depende si ese recorrido se hace en años o en siglos y no existe poder sobre la tierra que nos pueda conceder una dispensa porque las cosas de Dios, del espíritu, se tratan con Dios o con sus ayudantes espirituales y estos, no están entre nosotros porque no habitan en la tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s