El tema de hoy es: Consumismo

CONSUMISMO 1

El tema de hoy es consumismo

Esto que llaman progreso y que nos mantiene subidos en una nube, es la bandera de la avaricia que se desplegó cuando cuatro bandidos comprendieron antes que el resto que creando en las personas una dependencia de todo tipo de artículos donde la tecnología tiene un puesto preponderante, —consumismo—  quienes se los proveyeran se harían inmensamente ricos y llegarían a manejar un poder tal que podría competir con el poder político  y finalmente ser el

poder de poderes que controlaría a ese poder político como ha llegado a ser en el tiempo presente. Y ha llegado a tanto el desafuero del consumismo que una parte considerable de la población del mundo, impulsada por las campañas publicitarias manejadas al borde y aún dentro de la ilegalidad y del delito donde se juega con la vida, con los sentimientos y se condiciona el poder de decisión, llegan a hipotecar su vida para acceder los productos de consumo superfluos sin más beneficio que el de darles  una apariencia de prosperidad pero que en el fondo solo están aportando problemas pues se está perdiendo la comunicación personal y está siendo reemplazada por la comunicación tecnológica, donde con un teléfono móvil o celular, se dice lo que cara a cara no se logra expresar ya sea por timidez o por  cobardía.

    Y, visto lo visto,  les van tan bien las cosas a estos pequeños avariciosos que el consumismo lo han llevado al extremo de vendernos comida que no comemos  y que luego tiramos a la caneca de los desperdicios, mientras cientos de miles de personas menos afortunadas mueren de hambre en distintos lugares del mundo por falta de medios para poder acceder a los servicios básicos, nos venden ropa disque de temporada que después de seis meses a lo sumo, deja de estar de moda porque llega otra colección que tenemos que adquirir para seguir estando a la moda  y seguir alimentando al monstruo que nos está devorando sin que siquiera nos enteremos porque vamos dormidos por la vida y hemos sido  tan bien adoctrinados que no tenemos tiempo ni cabeza para sacar conclusiones y decidir otra cosa.

   Los cuatro bandidos de que hablo, se han especializado en vendérnoslo todo y como saben que nos hemos hecho dependientes, adictos, nos están vendiendo servicios básicos que antes eran gratuitos por estar contemplados dentro de lo que se llamaba  bienestar social y lo hacen aunque suene paradójico, amparados por las leyes de protección social que ya no lo son porque en los momentos actuales se han ido cambiando para que presten un servicio a los intereses que se mueven dentro de las instituciones del estado y sus socios, los bandidos que hacen negocio con todo, y dentro de todo este lodazal, son los políticos que con el poder que manejan, su poca moral y su avaricia lo llevan a cabo aunque tengan con ello que perjudicar a su propia madre porque: Los negocios, son los negocios y estos, no tienen alma, ni consciencia, ni frenos morales, tienen un balance que arroja números los cuales siempre han de ser positivos.

   Llegado a este punto, tengo que decir que…todo eso es posible porque el ciudadano común y corriente lo permite y ese eres tú, soy yo, es el vecino y toda esa bola de gente que pulula por las calles de las grandes ciudades del mundo exhibiendo sus aparatos de alta tecnología y los trajes de temporada, no importa si son copias, están tan bien hechas que nadie lo notará y  si así somos felices, no hagamos nada, sigamos consumiendo, alimentando al monstruo de las mil cabezas hasta que este mundo reviente por exceso de desechos industriales mal manejados,  por falta de recursos naturales que se habrán terminado por haber hecho uso de ellos sin ningún tipo de control, a causa de la contaminación o por el estrés, por falta de descanso por llevar a cabo un trabajo de esclavos para poder seguir accediendo a esos productos de alta tecnología que tanto nos gustan y que nos están embruteciendo y todo eso es posible porque entre todos lo hemos permitido, luego entonces no nos podemos quejar, tenemos lo que nos gusta y por supuesto  lo que merecemos .

   Ahora bien, llegados a este punto, tenemos que entender que el mundo está yendo hacia su  destrucción porque sus recursos naturales no renovables están siendo explotados salvajemente, sin consideración y sin consciencia social hasta el punto que lo están convirtiendo en un basurero y en un desierto, porque hay recursos que una vez explotados dejan tal cantidad de residuos que es imposible limpiarlos aunque quisieran pero además no quieren y los gobiernos de la tierra no hacen leyes que les obligue porque de alguna forma pertenecen al mismo grupo de sinvergüenzas que quieren arrasarlo todo, sin futuro para ellos y para el resto de la humanidad,en lo que prueba que hemos permitido entre todos los habitantes de la tierra que un grupúsculo de bandidos ineptos y mediocres insensatos decidan lo que es bueno para ellos –aunque sea malo para el mundo en general– y lo único que consideran bueno estos pobres infelices, avaros es ganar y atesorar más dinero, sin importar por qué medio, todos son buenos para tales irracionales.

   Visto lo visto, nos han llevado a un punto tal de indolencia que no vemos el daño que  le están haciendo al planeta los cuatro bandidos del cuento y miramos sin ver, somos ciegos que pueden ver que no quieren hacerlo porque se nos ha educado para que prestemos el servicio para el que nos han programado las grandes multinacionales y los gobiernos, los dos más grandes enemigos de la humanidad y del planeta aunque suene extraño porque no puede ser amigo quien arrasa, destruye y esclaviza –multinacionales— y menos pueden serlo quienes, teniendo el poder y los medios para evitarlo y haber sido elegidos para ello, no lo hacen –los políticos–.

   Otra cosa es la manera como nos llevan por el camino de sus preferencias, lo hacen en las escuelas donde no nos enseñan a sobrevivir y a enfrentarnos con la vida para imponernos a las adversidades, simplemente nos enseñan cinco letras y cuatro operaciones básicas y el resto del tiempo de manera muy sutil nos adoctrinan para que sigamos los dictados que han decidido los cuatro bandidos facinerosos que nos están llevando a perecer porque cuando los recursos naturales no renovables que explotan con saña se acaben, solo queda esperar la llegada de la muerte que vendrá muy enojada a tomar también con saña  la vida de quienes a esas alturas no tendremos fuerzas ni lucidez para  entender que esa muerte, dolorosa y sangrienta es el resultado de no haber sabido hacer lo que fuera necesario para preservar nuestros recursos naturales, a la raza y al planeta de la agresión que finalmente nos enfrenta con ella.

   El progreso del que tanto se hace alarde tiene  sus cosas buenas es innegable pero también tiene cosas muy malas y yo voy a hablar de ellas, porque de las buenas ya lo han hecho hasta la saciedad y las han sobrevalorado.

 Viendo las cosas malas que pasan en este mundo de “progreso y tecnología”, me vienen a la memoria las palabras del gran Jorge Manrique: “Todo tiempo pasado fue mejor”. Y fue mejor porque con menos comodidades podíamos disfrutar más de las cosas pequeñas de la vida, de la naturaleza, del entorno en que vivíamos, de la interacción con nuestros amigos, con nuestro vecinos, con un desconocido que se cruzaba casualmente en nuestro camino, en fin de tantas cosas que a falta de tecnología nos llenaban la vida sin que agrediéramos al medio ambiente y a la naturaleza para poder acceder a ellas, y puedo decir sin temor a equivocarme que éramos más felices con menos porque la avaricia estaba en cierta manera controlada, no se había desbordado y el poder era usado por quienes lo alcanzaban con cierto control y aparente honradez, aparente sí, porque honrado, honrado, nunca el poder lo ha sido, pero se usaba diferente y así se percibía sin que llegáramos a pensar que era totalmente transparente y honrado aunque lo pareciera y los políticos no eran tan odiados como ocurre hoy día, en este mundo tan ponderado de tecnología y de “libertad”, en donde la democracia está permitiendo que se cometan muchas atrocidades al estar por encima de todo, cuando de cosas buenas se habla, entonces, entrando en reflexión tengo que decir que cuando se habla de las malas, también ha de estar por encima de todo este lodazal en que nos movemos y para bien y para mal, la democracia encarna todo lo que es este mundo en que vivimos porque dicen los que nada saben pero que  dicen saberlo todo, que la democracia es el sistema político más perfecto y justo de la tierra, yo no lo creo así, yo creo más bien que la democracia se está convirtiendo en la madre de todos los males que nos asolan y tenemos que verlo y entender que bajo su bandera se cobijan todos los sátrapas, todos los avaros y mezquinos que se han hecho con el poder y la riqueza, deshonrándola y de paso afrentándonos a todos los demás que no formamos parte de ese jauría de chacales.

  Ya para terminar, me avergüenzo cuando escucho decir que los aborígenes, esos que viven de lo que la naturaleza les provee y que no participan del consumismo ni del progreso, viven una vida primitiva, de subdesarrollo por falta de las comodidades de que gozamos quienes nos creemos civilizados, cuando los primitivos somos quienes permitimos que unos cuantos bandidos destruyan con paso firme nuestro mundo en pos de sus intereses mezquinos, algo que no hacen los que llamamos aborígenes o primitivos y deberían servirnos de ejemplo para hacer lo que haga falta para preservar nuestro mundo con sus recursos naturales y su medio ambiente en condiciones saludables.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s