El tema de hoy es: La teoría de la conspiración

images   Empiezo este artículo sobre “la teoría de la conspiración” definiendo el significado de conspiración, según el diccionario. Una conspiración es una acción o conjunto de acciones realizadas por varias personas, con ánimo de unirse contra su superior o soberano, de arrebatar el poder a otro grupo,  de hacer algo con intención de causar perjuicio o daño a alguien que está en una posición consolidada. Y de acuerdo a mi concepción  de  conspiración, también es hacer algo en contra de un país o una persona, buscando evitar que puedan consolidar sus posiciones o para despojarlos de algo de su propiedad, codiciado por quien lleva a cabo la conspiración en su contra.

   Llegados a este punto, tengo que decir que…querer destapar las intrigas, los crímenes contra la humanidad perpetrados por el gran poder buscando consolidarse en algún lugar o simplemente por mostrar que es quien tiene el control de todo y que por eso es quien dice la última palabra, aprueba o  reprueba, absuelve o condena, es enfrentarse a un enemigo muy malo y muy poderoso, que carece de escrúpulos y que con muy mala consciencia, acuñó la frase de: “La Teoría de la conspiración” para negar hechos que están probados como conspiraciones que de teoría no tienen nada, más bien son hechos silenciados pero con consecuencias que se pueden ver y palpar en distintos puntos del planeta donde sus intereses se ven amenazados o su poder cuestionado.

   Y ya que tenemos claro qué es una conspiración, adentrémonos en “la Teoría de la conspiración”, que de teoría tiene bien poco y hay hechos por montones que prueban conspiraciones que dadas las consecuencias, nadie quiere asumir como propias aunque hayan salido de su maquiavélica mente, de ahí que los medios de comunicación y el poder en general,  hayan creado la frase para restarle importancia al hecho y tratar de desprestigiar y quitarle credibilidad a quien osa querer destapar y denunciar sus actos bárbaros, de ahí que…”la teoría de la conspiración”, gane tantos adeptos, dentro  de grupos que viven del dinero del gran poder, ya sea como empleados directos o simplemente como sus lacayos y dentro de ellos, los medios de comunicación, duele decirlo, cumplen un papel importante en la desinformación y en desprestigiar a quienes quieren probar que las conspiraciones existen y que de teoría tienen lo que tiene de verdad  sus informaciones falseadas o desinformaciones sistemáticas, tengo que decir que esto no debería extrañarnos pues los medios de comunicación pertenecen a ese gran poder que decide que se puede publicar y bajo que parámetros y los comunicadores que se plegan a esas exigencias, están sobreviviendo, de otro modo no trabajarían, ya la consciencia no sé como la enreden para que no los señale y de principios, mejor no hablemos porque se envolataron en el camino de la universidad a su puesto de trabajo.

   Ahora bien, uno de los pilares en que descansa “la teoría de la conspiración” es la afirmación de que hay eventos que han sido denunciados por quienes creen que existen conspiraciones, mucho antes de que esos eventos se den o que después de haber sido denunciados como posibles, nunca se dan, es en estos casos  en los que la  “la teoría de la conspiración” sale reforzada porque al no sucederse el hecho que se adelantaba, en teoría, “la teoría de la conspiración” cobra validez, en la mente de  quienes tienen intereses que defender por tanto, dan por sentado que dicha conspiración era solo la  alucinación de alguien que ve vacas volando o a elefantes poniendo huevos, hecho que al fin de cuentas no prueba nada y muchas veces cuando el hecho anunciado no se materializa, no es porque haya sido la alucinación de una mente enferma, sino porque fue abortado por presentar en ese momento más desventajas que ventajas y las conspiraciones no se llevan a cabo para que no cumplan con el fin que les da vida, ni se dan al azar, se llevan a cabo para atropellar, silenciar, robar o expoliar, asesinar, consolidar posiciones políticas y económicas, desprestigiar y paro de contar porque son tantas las posibilidades y tanta la maldad que las ejecuta que sino paro, no concluyo.

   No me detendré en este escrito a citar hechos atroces que no han sido llevados a cabo por quienes han sido señalados como responsables de haberlos realizado porque son tantos y tan dolorosos que no he de remover heridas que sangran y sangrarán eternamente, pero si digo que detrás de muchos de ellos está la mano de quienes dicen creer en Dios, en democracia y en la libre determinación de los pueblos y que por supuesto se dicen a sí mismos: Somos los buenos porque parece ser que el ser bueno o malo, según el criterio del gran poder no se determina por buenos o malos actos, se determina por cuánto vale el interés que impulsa a llevar a cabo un acto vil o atroz.

   Otra cuestión a tener en cuenta en esto de “la teoría de la conspiración” es que cuando la conspiración desencadena hechos que modifican la distribución geopolítica del mundo o cambia a la fuerza el sistema político que gobierna en un país, detrás de ellas siempre está un grupo de poder con intereses igualmente poderosos que al no dar la cara ni conocérsele abiertamente por ser clandestino y depender del gran poder, siempre se pondrá en duda su autoría aunque se sepa quién es y quienes están de tras de él, de ahí que “la teoría de la conspiración” tenga sustentación espuria porque, dirán quienes tienen intereses que defender en este asunto…si no se puede ver la herida, como poder meter la mano en la llaga.

   También se puede decir que…”la teoría de la conspiración” se anula así misma  y pasa a ser una conspiración en regla cuando nos enteramos de hechos que se han dado –hay cientos de ellos que se pueden probar—porque el gran poder necesita una excusa para llevar a cabo un acto vil que sin esa justificación quedaría señalado como: Bárbaro, imperialista o invasor. El dicho dice que el fin, justifica los medios y el gran poder lo usa con demasiada frecuencia, crear la situación que le permita atropellar sin que se le pueda nombrar como tal porque crea la justificación perfecta que lo “absuelve” –de acuerdo con su doble moral—y de agresor, pasa a ser llamado: redentor.

   Ya para terminar, “la teoría de la conspiración”  de teoría tiene lo que yo puedo tener de científico –nada– es una conspiración con todos los puntos y probada aunque para quienes ejercen el poder y las leyes no lo sea y al fin de cuentas las conspiraciones pueden afectar solamente a quienes no pertenecen a uno de estos grupos, siendo su fin consolidar el poder o conseguirlo allí donde se les resistía. Fin del cuento, de la teoría de la conspiración porque como dice el dicho popular. “No hay que creer en brujas ni espantos, pero que los hay, los hay”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s