El tema de hoy es: Todo viene y se va

índiceEn esta vida, todo viene y se va. Para empezar, la vida misma, llega o más bien se hace dinámica con el nacimiento y se marcha con la muerte.

El día, empieza su actividad con los primeros rayos de luz y se adormece con las primeras sombras de la noche.

El amor, llega con la ilusión y se marcha con el desamor o el desengaño y así con tantas cosas que se suceden a cada momento que vivimos que tenemos que concluir que, casi todo viene dado en parejas, unas veces complementarias, otras antagónicas y una parte es la contraparte de la otra o a veces es el equilibrio para que la vida pueda fluir libremente.

   Vamos por los caminos de la vida, deshojando la margarita, abriendo sendas o cerrándolas, tomando hoy lo que desecharemos mañana porque ya no nos es de utilidad o se lo apropia otro que resultó ser más listo o al menos más ladino que quien tiene que perderlo.

   El dinamismo de vida nos muestra que nada nos pertenece aunque sea nuestro; porque en un momento de capricho o en un ejercicio de justicia, nos toca perderlo y se va porque al fin de cuentas y a pesar de saberlo nuestro, en la realidad no nos pertenecía.

   Así es como funciona la vida, creemos en algo y la damos por válido pero luego resulta que fuimos mal informados o desinformados a propósito para hacernos caer en el error o estábamos equivocados porque simplemente la equivocación es parte de la vida, llegando un momento en que hay que rectificar porque rectificar es de sabios o persistir en el error por mantener un punto de vista o porque era tan evidente que da mucha vergüenza reconocerlo y cuando esto pasa, erramos dos veces, perpetuándolo un error y nos hacemos imbéciles aunque no lo seamos en realidad.

   Llegado a este punto y al entender que: La vida da y quita, trae y lleva, suma y resta y tantas cosas más, hemos de tener claro que muchas veces las cosas no son lo que aparentan ser o lo que es lo mismo: La apariencia no da un certificado de ser porque el ser puede no ser, de ahí el eterno dilema y teniendo claro la razón de ser de ese eterno dilema, no nos encontraremos perdidos cuando la vida en su sabiduría o en su indolencia, tenga a bien quitarnos lo que ya considerábamos nuestro o que a pesar de saberlo propio, nunca jamás llega a estar en nuestro poder.

   Entendiendo esto, solo nos queda: Vivir lo que nos toque, convencidos que es lo mejor y que cada momento tiene sus cosas buenas y sus cosas malas y que por fuerza, buenas o malas, algo han de aportar a nuestro desarrollo y en última instancia, ese algo que nos toca vivir, de alguna forma lo tenemos merecido y se materializa como consecuencia de haber obrado acorde con ese merecimiento y aún siendo muy malo, lo hemos de vivir en justicia.

Ya para terminar, nada de lo que nos toca vivir es gratuito y consciente o inconscientemente lo hemos generado y visto así, con realismo, ya ni llorar es bueno, solo queda asumir el peso de lo que han sido nuestros actos, o enmendar nuestros errores y seguir para adelante como corresponde a un ser inteligente, teniendo claro que: “Pa” atrás, ni “pa” coger impulso y que el camino es culebrero pero si adoptamos la actitud adecuada, siempre llegaremos a terreno llano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s