El tema de hoy es: Ley, justicia, democracia

índiceHablando con un amigo que dicho sea de paso tiene una formación profesional y muchos años de ejercerla, me dice que una de las bondades o ventajas de la democracia es que cuando se vive en una –democracia— no hay inocentes en las cárceles como si sucede con las dictaduras y yo le respondí que no entendía como una persona de su formación podía creer eso y que él era una prueba fehaciente de lo que es el adoctrinamiento, además de la explicación de que se adoctrina a partir de la formación que se recibe, total que para no alargar mucho esta historia, no hubo manera de que entendiera que en las cárceles si hay inocentes y que lo único diferente del hecho es que esos inocentes encarcelados nunca proceden de una estructura social elitista o poderosa desde el punto de vista del dinero, prestancia social o tramas corruptas.

   Ahora bien, a muchos les cuesta creerlo pero se fabrican casos criminales, se interpreta la ley y hay países donde existe una aberración llamada “ley de conspiración” y en los Estados Unidos por ejemplo donde existe esa “ley de conspiración”, hay muchísimas personas encarceladas por ese “delito” y los mismos abogados dicen que es muy difícil defender a una persona cuando está bajo esa denominación y no se necesitan pruebas o hechos concretos para ser merecedor de una sentencia criminal porque en la palabra conspiración, cabe todo lo que se quiera interpretado o no, el límite está en lo que quiera hacer el ente acusador del estado si desgraciarle la vida o no a quien cae en sus garras, bajo esta denominación y bajo esas circunstanciascreo que es mejor ser encarcelado bajo un régimen dictatorial que al fin de cuentas ya se sabe a qué se enfrenta, pero en una democracia y bajo cargos de conspiración, que rece conmigo el desdichado: “Yo pecador, me arrepiento de todos mis pecados y de los pecados ajenos” porque no se sabe cuándo terminará su calvario y bajo que parámetros.

   Lo que quiero que todo el que me lea comprenda es que cuando se habla de criminales, de cárceles, de ley, de justicia y de sentencias por cualquier tipo de crimen, no son todos los que están ni están todos los que son porque muchos que debieran estar allí, en las cárceles quiero decir, ni siquiera son investigados porque su poder o su rancio abolengo los mantiene blindados ante cualquier investigación y ya, ser llevados ante un juez es tarea de titanes y esto pasa porque la ley no es igual para todos, en mi pueblo se repite un dicho: “La ley, es para los de ruana” que traducido a cristiano quiere decir: La ley se ha hecho para ser aplicada al ciudadano común y corriente, al pueblo que son los que usan ruana, los de arriba usan traje y corbata, y ellos son parte del poder, lo anterior ilustra la parte que se refiere a los que son pero que no están, quiero decir que son delincuentes de la peor calaña pero que no son tocados por el brazo discriminador de la justicia. Referente a los que están pero que no son, haciendo referencia a quienes están en las cárceles sin ser los responsables del delito que se les acusa, ya es otro cantar, en este caso tengo que decir que muchos están pagando el crimen de otros con mucho poder, pocos escrúpulos y muy peligrosos, otros son detenidos por una presunción que con los días se va convirtiendo en certeza cuando el ente acusador del estado recibe presiones para resolver el caso y no encuentra como hacerlo y aunque no tengan pruebas determinantes en que sustentar la acusación, la acusación se da porque la ley se puede interpretar, se interpreta y esa interpretación da un resultado de culpabilidad y en esto tiene mucha culpa la pobreza porque el individuo en esa situación no se puede pagar un abogado y queda a merced del ente acusador del estado, muchas veces representado por el abogado que el mismo estado le asignó, para que, entre comillas, lo defienda y otras veces, cuando la fiscalía se da cuenta o se pone en entredicho y se destapa la intriga, la violación de derechos civiles y el envilecimiento de la ley, el aparato represivo del estado trabaja para que en lugar de poner en libertad al desgraciado e indemnizarlo como debe ser en justicia, en democracia, sea sentenciado a pena de prisión y esto, repito a todos los que me lean que pasa y también les digo que no lo tienen que creer porque lo diga yo, investíguenlo, –para eso tenemos a internet– y se llevarán una sorpresa y se harán conscientes de que esto de inocentes en las cárceles es un hecho del que tocando madera, les digo que bien pudieran ser protagonistas porque nadie está libre de un día cualquiera y sin premeditación, estar en el lugar y en el momento equivocado.

   Ya para terminar, respecto a ley, justicia, democracia, hay hechos que nos cuesta creer porque pensamos que la justicia y la ley están para darnos garantías y para protegernos, pero no siempre es así y hay grupos sociales a los que tal vez pertenezcas tu que me estás leyendo a los que no se les respeta el debido proceso ni la presunción de inocencia y más bien son los chivos expiatorios, los números con que se llenan las estadísticas que avalan a un sistema que adolece de tantas cosas buenas, que vulnera derechos civiles y libertades individuales en función de sus intereses que son muy bastos y no tan santos, por eso, aunque nos cueste creerlo, no son todos los que están, ni están todos los que son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s