El tema de hoy es: El futuro

índice

El tema de hoy es: El futuro

Hablando de futuro, tengo que decir que para el común de los hombres, el futuro es una maraña de acontecimientos por realizarse, un lugar impenetrable en el tiempo, una jugada que ya se ha hecho aunque lo desconozcamos, por eso, los resultados de esa jugada nos siembran incertidumbre y al final, penetramos en él sin que nos demos cuenta y tenemos que vivir lo que nos toque, con muchos cuestionamientos y muchas aprensiones, eso es el futuro una jugada maestra del Maestro Supremo que da a cada quien lo que merezcan sus obras, por eso, en lugar de temerlo lo que hemos de hacer es construirlo con nuestros actos de hoy para que ese mañana llamado futuro, no nos de sorpresas.

   El futuro no puede ser conocido con antelación, de otra forma no lo fuera y claramente está fuera del alcance del ser humano podérsele adelantar, el futuro está protegido por una valla que como seres humanos no podemos saltar y como seres espirituales que somos, no sabemos usar los mecanismos que nos lo pudieran permitir, asomarnos al futuro quiero decir y nos limitamos a vivir una vida esperando que ese futuro nos seas propicio o que nos atropelle sin que nos detengamos a pensar que el futuro será lo que tenga que ser por merecimientos personales.

   En el futuro podemos penetrar solo cuando el tiempo se ha alineado con el destino y nos pone en el camino de un hecho que se cumple porque nosotros mismos con nuestros actos, hemos puesto en marcha la maquinaria de las fechas que se llegan y los plazos que se cumplen y por más que tratemos, no lo podemos remediar y está fuera de nuestra jurisdicción poder remediarlo porque el momento de hacerlo es tiempo pasado y en las obras de ese pasado están las claves para desentrañarlo y que bien visto, no hay nada que desentrañar porque el futuro es hijo del presente, mezclado con las obras de esa etapa de la vida.

El futuro nace en el ocaso del presente, recibiendo el reloj del tiempo para continuar su imparable carrera hacia lo ignoto y llevarnos por las tierras de la felicidad o del sufrimiento, hacia un mundo desconocido en teoría o en honor a la ignorancia porque el futuro es resultado de las obras del presente, por tanto toda persona debería saber a qué atenerse en este tema y si de todas formas no entendemos que lo que sea el futuro es resultado de nuestras obras del presente, existe una pequeña ventana llamada intuición a través de la cual nos podemos asomar y verlo en lontananza, protegido por un velo que solo le permite insinuarse, nunca jamás mostrarse en toda su realidad porque sería quitarle su protagonismo, quitándole a su vez el poder de ejecutar sentencias, dando o quitando, de acuerdo a como esté escrito por merecimientos en el libro de la vida.

Pero, para que la intuición sea la luz que guíe nuestro camino, tenemos que estar en paz, con Dios, con nosotros mismos y finalmente con los demás, porque solo así; oiremos su voz, sentiremos ese sentimiento que no sabemos qué es, ni de dónde viene pero del que tenemos la certeza que nos está dando el resultado de la operación que tratamos de realizar o que nos dice que lo que estamos a punto de hacer siguiendo su guía, es lo correcto y que sin lugar a dudas es lo correcto porque la intuición es la voz de Dios que nos muestra el mejor camino por el cual avanzar o llegar al lugar de los plazos y las fechas cumplidas.

   Ya para terminar, tengo que hablar de: “iluminados, visionarios, magos y adivinos”, diciendo que ninguno de estos exaltados, puede hacer nada por nosotros porque lo que atañe al futuro, solo el interesado puede desentrañarlo y los “iluminados, visionarios, magos y adivinos” son solo vividores que saben aprovechar muy bien las necesidades de los demás, apadrinados por la ignorancia y de esto que hablo, con mucha vergüenza tengo que decir que lo hago con conocimiento de causa. También tengo que decir que no toda la culpa es de ellos, también lo es de quienes dejan entrever sus debilidades humanas y su desesperación sin que entiendan que el futuro, se fragua en el camino de la vida con nuestras obras de hoy y solo ha de ser temido por quienes no han sabido obrar de acuerdo con los principios que deben regir la vida de los hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s