El tema de hoy es: Mundo y pobreza

MUNDO Y POBREZA

El tema de hoy es mundo y pobreza

  El tema de la pobreza en el mundo, tiene un origen que se explica de muchas maneras pero no se llega al fondo del por qué existen tantos pobres en el mundo porque en su razón de ser  existen motivaciones –que no razones– inconfesables y que perfectamente podrían ser tipificadas como delito.  Para empezar, la pobreza es una creación malvada, salida de la  forma de actuar  de castas privilegiadas y no me estoy refiriendo a personas que están dotadas de unas cualidades especiales, diferenciadas de los demás por conocimientos y valores espirituales, no, son personas privilegiadas porque la vida los ha colmado desde su nacimiento con todo lo que un ser humano puede desear y más, de ahí, de esa abundancia les viene la creencia que han

sido elegidos para atesorar toda la riqueza del mundo y que no tienen que mirar para ningún lado porque habiendo sido elegidos por decisión divina para serlo, solo les queda actuar en su provecho con absoluta libertad, sin asomo de compasión, ni bondad porque esos son sentimientos que chocan frontalmente con la avaricia y la mezquindad que son al fin de cuentas los mayores atributos que adornan a tan singulares bellacos. También digo que…no se es un malvado por el solo hecho de tener dinero, se es por hacer mal uso de él, quien lo atesora sin  beneficio, es un bellaco,  quien comete con él atrocidades, es un bellaco, ahora bien, el dinero por si mismo, no hace a las personas perversas, malvadas, es el mal uso que se hace de él que las hace.

    También hay dentro de ese grupo personas que han salido de la nada, que como parte de la excepción que existe en todo, también lo conforman, estos en su gran mayoría se han convertido en lo que son los otros, los privilegiados, con un agravante que juega  en su contra, han olvidado sus raíces, esas en las que carecían de todo y se han convertido en verdugos de su misma clase, deshonrándose y en su ignorancia y su avaricia, no se han enterado de que no han dejado de ser lo que fueron y que serían reconocidos y respetados si, hubieran seguido siendo lo que antes fueron, revestidos por el orgullo de sus logros personales pero acompañado de mucha humanidad y más humildad.

    Continuando con mi razonamiento, si llevamos nuestros razonamientos a la doctrina, la pobreza en el mundo nació con el “pecado” cometido por Adán aconsejado por Eva que a su vez había sido enredada en esa trama por la serpiente bíblica, hablo del “pecado” de desobediencia que cometió Adán en perjuicio propio y de su descendencia y que derivó en otro más absurdo llamado “pecado original” que es de donde vienen  todas las penalidades de la raza humana, según esa misma doctrina, total que, y aunque no se nos haya explicado así en la doctrina, la pobreza nació con la expulsión de Adán y Eva del paraíso, condenando a la mayor parte de la población de la tierra a trabajar como esclavos para en el común de los casos, sobrevivir con apuros porque se trata de un “castigo divino” emanado de un dios que no ha de ser el mío, porque el que yo creo conocer es justo y bondadoso.

    Hay una cuestión que no puedo entender y es por qué medio y en razón de que  son elegidos de entre la raza humana los avarientos que quieren a cualquier precio hacerse con toda la riqueza del mundo y menos puedo entender que estos seres inconscientes se crean investidos con el poder divino para hacerlo y crean que se les han concedido todas las licencias para convertirse en los más ricos del universo sin tener que rendir cuentas pues en estos seres las virtudes no tienen cabida, solo las malas inclinaciones y desde luego, para estas personas la ética y la moral están proscritas porque no prestan un servicio a sus intereses.

  Llegado a este punto, tengo que decir que leyéndome, parecería que estoy en contra de la riqueza, no hay tal, me gusta tanto como a cualquiera, pero no estoy de acuerdo, con los métodos que algunos usan para lograrla y más aún, me aterra el uso que le dan, la riqueza, no me canso de repetirlo, brinda comodidades y bienes materiales que está muy bien pero…la riqueza antes que nada y  por encima de todo, es un bien social y espiritual –aunque suene extraño– y como tal tiene que ser usada, sin privarnos de las comodidades que con ella nos podemos permitir pero de igual forma hay que darle la connotación social para lo que nos fue dada, además de brindarnos comodidades. Atesorar sin ningún otro fin, solo trae calamidades para quien atesora y para quienes no han podido acceder a ella, haciendo del mundo, nuestro mundo un mundo peor, en lugar del paraíso que para todos debiera ser.

  Continuando con mi razonamiento, voy a hablar del papel que desempeñan las matemáticas en el asunto, tengo que decir entonces que las matemáticas entran a jugar en esta trama de pobreza, riqueza y concesiones divinas sin que realmente tengan una responsabilidad en ella pero a efectos prácticos, cumplen un papel porque los bellacos que se han apoderado de todo con “la venia divina”, solo aprendieron a desarrollar dos de las cuatro operaciones matemáticas básicas, aprendieron a sumar y a multiplicar pero no aprendieron a restar y a dividir y es muy sencillo de explicar, la resta y la división, son contrarias a sus intereses y ellos tienen muy claro que restando y dividiendo, nunca jamás podrán lograr sus objetivos porque estos solo se consolidan sumando y multiplicando y restando y dividiendo pueden llegar a formar parte de las multitudes que en el mundo adolecen de casi todo y son llamados: Pobres.

  Ya para terminar, apartándome de las matemáticas, de Adán y Eva, del paraíso, de la doctrina y de la patente de corso, emanada de la divinidad para que unos pocos se hagan con la riqueza de la tierra, tengo que decir que la verdadera razón de la pobreza, se origina en la  avaricia de unos pocos que quieren ser los más ricos del cementerio, en la corrupción puesta a su servicio por otro ejército también de bellacos llamados: Políticos y en la desidia o el miedo para exigir su derecho a tener una vida digna de todos los pobres de la tierra. Conclusión: No nos podemos quejar, porque en última instancia la culpa es nuestra ya que es tan culpable quien comete iniquidades como quien las permite y en esto, no existe apelación, somos culpables.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s