El tema de hoy es: Qué verguenza de políticos

qué verguenza de politicos

el tema de hoy es que verguenza de políticos

Hoy toca otra vez hablar de los políticos y estoy seguro que en este tema, nuestros puntos de vista son uno solo, pudiéndolo hacer trescientos sesenta y cinco días que trae el año porque sus actos revisten una relevancia tal que siempre se tendrá que hablar de ellos pero tristemente, casi siempre mal, para su desgracia y la de los pueblos que mal representan.

 Para ellos, los políticos porque no debe ser agradable escuchar un día sí y otro también cosas tan desagradables,

pero por otro lado y puestos en sus zapatos, no tendría que importarles porque lo que se dice ellos es la consecuencia de sus malos actos en contra del pueblo que los eligió para que los representen sin que supieran que estaban eligiendo a políticos sinvergüenzas sin más motivación que la de vivir a cuerpo de rey, trabajando poco, esquilmando mucho y después, querer aparecer a los ojos de sus víctimas como sus salvadores y visito lo visto, desde sus puntos de vista, después de valorar sus delitos en lugar de que reciban una sentencia judicial y el ostracismo social, les salimos a deber.

  Para los otros, el pueblo que los elige, por desgracia, todo lo malo que hacen los políticos, también  lo afecta porque es sobre él que cae el peso de sus malas obras,  teniendo entonces que cuestionarse el haber elegido a unos sinvergüenzas para que sean sus representantes y haberlo hecho tan mal que se ha convertido sin proponérselo en su propio verdugo y ni modo que alegue inocencia porque comete un delito el bandido denominado político que es elegido para representar a un pueblo cuando todo lo que hace va encaminado a defender sus prebendas, corruptelas y apoyar a sus socios del sistema económico –banqueros y grandes transnacionales– que lo sustentan y le ordenan la dirección en que ha de navegar el barco, pero el pueblo que lo, sufre también tiene responsabilidad porque sin su apoyo ese político bandido que se lo está llevando todo y lo está sumiendo en la indigencia, no podría hacerlo porque no sería su representante, así que…no nos podemos quejar, más bien es hora de pensar con criterio y obrar con responsabilidad y no votar nunca más a  tramposos disfrazados de  algo que llaman políticos y que realmente no sabemos quiénes son y si hacerlo por buenos y verdaderos servidores públicos que aunque no lo creamos, abundan entre nosotros, los comunes mortales, solo hay que identificarlos y darles el valor que se merecen además de señalarles las responsabilidades que contraen cuando son avalados con nuestro voto.

  Llegado a este punto, tengo que decir que todo empieza mal  desde el mismo memento que da comienzo la campaña política en la que el pueblo es el garante de la democracia; al ser quien elige  a los sinvergüenzas embozados en el disfraz de políticos –que no les quita el calificativo de sinvergüenzas– para que lo  representen y tomen por  él –pueblo– las decisiones que  lo afectan. Y todo empieza mal porque en esa campaña se tienen que escuchar afrentas y acusaciones de unos a otros y ese solo hecho ya tendría que hacernos pensar y decidir que ninguno tiene altura moral y principios para ser nuestro representante y para escuchar su cinismo, mejor sería ir a la barriada más popular de nuestra comunidad a ver cómo funciona la delincuencia, porque lo que parecen ser nuestros “excelentísimos” representantes o aspirantes a serlo, son, bandidos enfrentados en las calles de nuestras ciudades, barrios y chabolas, por el derecho a tener un territorio bañado por el río del dinero negro en el cual enriquecerse, delinquiendo impunemente.

  Ahora bien, hay otra cuestión que analizar en este asunto de políticos, sinvergüenzas y desprestigio y es que  la razón por la que luchan tan despiadadamente por ser nuestros representantes, no es el bien común, ni nuestros intereses y no lo son porque sus razones son más personalistas y mezquinas, algo que queda probado  cuando empiezan a legislar y vemos que casi siempre lo hacen en perjuicio del pueblo al que en el papel, representan, dándonos a entender que lo hacen pensando en nuestros intereses y en esto son los reyes, los reyes de la desinformación y de la demagogia y en esa lucha,  se traban en una cadena de insultos y vituperios, defendiendo cada quien el predio de parcela que le ha tocado en la repartición, sin que veamos diferencia entre los que gobiernan y los que se llaman: Oposición; porque como los olivos y los aceitunos, todos son uno.

  Ya para terminar, a pesar de que he dicho que los políticos son sinvergüenzas  y otras cosas muy ciertas y representativas para nuestro mal, como ciudadanos que las tenemos que sufrir, han de saber que he dicho menos de lo que debiera porque motivos existen miles y quedan en el tintero infinidad que mostrarían la peor catadura de quienes se hacen elegir como representantes políticos con la única  idea de hacer lo indecible en aras de sus intereses, olvidados de que la única razón que debería primar para ser representantes políticos, es, debe ser, tendrá que llegar a ser: El bien común y ser de verdad: Servidores públicos y no ser: Hipócritas, alcahuetes, corruptos, buscavidas y sinvergüenzas.

NOTA: un nuevo blog de mi autoría a entrado en actividad, trata temas de salud, buscando ayudar a mantenerla, te lo recomiendo y espero que como lees este de nuestras opiniones, me leas en el nuevo titulado. naturismo y salud. De antemano gracias y espero que lo que en el se trata te pueda ser de ayuda para mantener un buen estado de salud.

Anuncios

Un pensamiento en “El tema de hoy es: Qué verguenza de políticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s