El tema de hoy es: otra vez la burra al trigo

otra vez la burra al trigo

El tema de hoy es otra vez la burra al trigo

El tema de hoy es, otra vez la burra al trigo, engañoso de por sí y casi estoy seguro que ninguno de mis lectores se imagina por donde va, pero la verdad es que dado lo que está pasando en el mundo, tengo que decir que el asunto va de lo mismo, con los mismos que nos están jodiendo la vida como protagonistas, el tema de hoy es con los políticos, con quien más podría ser, dado su comportamiento y para no alargar la espera, sin más preámbulos, allá voy.

Otra vez la burra al trigo lo que quiere decir que es más de lo mismo a que siempre nos tienen acostumbrados y me parece que la verdad no sale a relucir por ningún lado cuando hay políticos de por medio y siento vergüenza y rabia y me siento usado o aprovechado, desatendido, herido, menospreciado, pisoteado e imbécil, cuando veo el cinismo y la desvergüenza con que tratan las cosas que  nos atañen a todos, más parecen gallitos de pelea enfrentados en un corral, del que cada uno quiere ser su amo o crápulas enfrentados en la tierra de nadie, defendiendo cada quien su intereses y sus negocios turbios para hacer de esa tierra de nadie, uno de sus feudos y de la verdad que decir, pues que hablar de verdad cuando hay políticos de por medio, es como hablar de comida en casa del pobre. Y qué podemos pensar e incluso concluir cuando los escuchamos lanzándose oprobios, unos a otros convencidos que una buena defensa es un buen ataque, pus que: Otra vez la burra al trigo y tenemos que escuchar de parte de los que son oposición, reclamar actuares que ellos mismos no ejecutaron cuando eran gobierno en funciones y responder a los que son gobierno con su retórica, su demagogia y su total ausencia de verdad, señalándolos como responsables de lo mismo que reclaman, aduciendo además que hay asuntos de estado que no se pueden hacer públicos, esto quiere decir que el pueblo al que tales bandidos representan, solo tiene derecho a saber lo que ellos —y en este tema como los olivos y los aceitunos, todos son uno— deciden qué puede ser compartido y puede saber, olvidados que es quien hace posible que el sistema político podrido que tenemos y que se llama democracia, funcione, pero a su favor, nunca o pocas veces a favor del pueblo que debería ser su única razón de ser, aunque dadas las circunstancias y los intereses que se mueven en sus entrañas, no lo sea. Finalmente vemos que toda esa representación “democrática” fue  fingida e irrespetuosa con el pueblo que los eligió para que, en lugar de trabajar para él, “le den por donde todos saben”.

   Ahora bien, siento vergüenza cuando veo a peores personas que los demás, dirigiendo los destinos del mundo y  tratados con  deferencia y honores, cuando han hecho méritos para estar en una celda o ante el paredón de fusilamiento.  Siento rabia cuando entiendo que esas malas personas se han hecho con el poder con el apoyo de las personas buenas. Me siento usado y aprovechado cuando comprendo que mi voto lo han convertido en un cheque en blanco para darnos a todos por donde ya dije que sabemos y que no dije escuetamente por pudor y que como consecuencia de ello nos toca vivir una vida de desamparados, mientras ellos, —los políticos— sus familias  y sus socios en tramas corruptas, engordan como cerdos acosta de nuestras necesidades. Me siento desatendido cuando veo que no se miran las necesidades del pueblo al que entre comillas, representan y algo peor, que esas necesidades en muchos casos han sido creadas por ellos a partir de sus tramas corruptas e intereses inconfesables que perfectamente pueden ser calificados como delitos y ser susceptibles de ser penados por la ley de la democracia que ellos mancillan cuando anteponen a los del  pueblo, sus intereses delictuosos. Me siento pisoteado cuando sé que mis intereses, mis necesidades, mi palabra y mi honra para ellos no cuentan porque no les presta un servicio y llegado hasta aquí, concluyo con este aparte diciendo que me siento imbécil por saber que he sido un tonto útil, que ha prestado un servicio a los intereses mafiosos y corruptos de la clase dirigente. Así es como me siento y así se deberían sentir quienes me lean y por común denominador, todos los pueblos de la tierra, además de sometidos y excluidos, esa es mi verdad, tu verdad.

   Ya para terminar, hay una cosa en la que si les doy la razón a tan insignes sinvergüenzas y es que su manera de actuar es un guión que se saben de memoria de tanto practicarlo y a fuerza entienden mejor que nosotros mismos –el pueblo— nuestra manera de pensar y de actuar, en donde la candidez, la estupidez  y la credulidad, ocupan balcón preferente, por eso saben que pueden hacer lo que les dicte su mala conciencia, cagarse en la sala de nuestra casa, en el balcón  del obispo o en la plaza pública si les apetece, siempre habrá un voluntario que limpie su mierda sin ninguna consecuencia para ellos. Entonces, visto lo visto, si la burra vuelve al trigo es por tu culpa, es por la mía y consecuentemente es tu delito, es el mío, somos a la vez víctimas y a la vez victimarios, somos reos y verdugos, todo ello por voluntad propia, por negligencia o por ignorancia pero eso no  nos quita nuestra responsabilidad en los actos que tales bandidos perpetran en nuestra contra. “El que quiera ser águila, que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no llore cuando lo pisen”. Emiliano Zapata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s