El tema de hoy es: Casi

CASI2

El tema de hoy es casi

   Este artículo sobre el casi, no es otra cosa que una salida de emergencia o un examen aplazado porque cuando las cosas se nos presentan a medias nos permite bucear en océanos profundos y oscuros sin ahogarnos y sin aceptar una responsabilidad sobre algo de lo que se duda o que sin dudar, no podemos aseverar categóricamente o sobre algo que no deseamos y que por esas cosas de la vida casi se materializa.

Cuando el casi es la exclamación que se escucha en un momento dado como diciendo: Por los pelos, casi me jodo o casi que lo logro, los monstruos mentales se  presentan mansos porque el casi, ya los ha sometido por el simple hecho de no haberles permitido que se materialicen o haber encontrado una piedra el camino que nos detuvo, dándonos tiempo a replantear los pasos que estaábamos a punto de dar.

  Siendo el casi relativo, se es y no se es, se sabe y se ignora, se vive y se muere, se lucha, se gana, se empata y se pierde, pero por encima de los resultados, esa lucha tiene un valor que no puede ser cuantificado y los resultados quedan  para bien o para mal, marcados con tinta indeleble o con fuego  en la impronta del mundo  para dejar constancia de que en el camino de la vida siempre habrá una lucha en la que ganar o perder; sin que ese resultado decida  nada porque la lucha ganada o perdida es parte misma de la vida y del ser y lo que verdaderamente hay de valor en ella, es la capacidad que se gana para enfrentarse en una,  al destino, a la suerte o a la vida, sin que podamos ser llamados vencidos aunque no seamos ganadores porque la derrota rotunda no existe como tampoco existe la victoria categórica y ambas, la victoria y la derrota, son partes separadas de una misma historia; que se escribe distinto pero que al final de cuentas, se interpretan de idéntica forma, cuando se confrontan al encontrarse por asares de la vida o del destino en el mismo cruce de caminos en la lucha por sobrevivir o por levantarse por encima de todo y de todos, su valor no se puede cuantificar o evaluar porque el  hecho de acometer la lucha,   ya da unos puntos que sumar en la cuenta personal  de todo luchador.

 Con el casi se avanza o se retrocede o se puede ir en todas direcciones en un girar interminable que nos lleva por el camino de certezas reales o imaginadas, las verdades negadas, las mentiras ciertas, las incertidumbres vivas o marchitas, las verdades engañosas que nos muestran la esencia del casi, y nos dice que a pesar de la incertidumbre que encierra, pudiendo ser cierto o falso, blanco o negro, bueno o malo, claro u oscuro, principio o final, casi  todo lo puede y para bien o para mal, nos permite hacer un alto en el camino y afincados en la cima de nuestras verdades o nuestras falacias, de nuestras certezas o nuestras incertidumbres, de nuestros triunfos o nuestras derrotas, de nuestros amores o nuestros desamores o  rencores, de nuestras grandezas o nuestras miserias, mirar a las sendas que a diestra y siniestra se abren en nuestro camino y desde esa realidad, afianzar esas verdades, enterrar las falacias y desterrando a todos los fantasmas ciertos o en ciernes, hacernos mejores personas.

  El casi es la duda que nos torció un logro pero que a la vez es un salvavidas que nadie nos arroja, cuando metidos en el torrente farragoso de la vida, nos encontramos a punto de perecer, somos nosotros mismos quienes lo tomamos como inspirados por un don divino, e investimos con el poder salvador que  nos concede una tregua cuando no encontramos otra salida, y recurrimos a él porque para el que nada tiene y todo espera, el casi es la posibilidad de los posibles ciertos.

 Cuando hace su aparición el casi, nos libramos de una derrota contundente y en el peor de los casos en que por los pelos no conseguimos  un triunfo,  si nos permite quedar en tablas, lo que nos autoriza para mirar al frente, con la cabeza erguida, manteniendo la dignidad, concediéndonos el derecho de recibir una segunda oportunidad.

   El casi, nos acerca a la victoria en ciernes, o nos aleja de la derrota cantada, puesto que no se pierde porque no se gane, más bien sale de ese hecho, una sentencia suspendida o un veredicto que no se materializa y que por ende no se cumple,  lo que nos devuelve al principio, salvando nuestro amor propio, y dándonos la oportunidad de volver a empezar para…intentándolo de nuevo, esta vez, si sacar un aprobado con sobresaliente.

   No  es vencido quien no ha recibido la corona de la victoria, como tampoco ha salido victorioso quien no ha sido declarado perdedor, por la simple razón de que la victoria y la derrota, son parte de una misma cuerda floja, extendida a lo  largo y ancho del mundo para que solo los audaces se suban a ella, buscando una gran victoria o una amarga derrota y todo quien tenga el coraje de subirse en ella,  ya le ha sacado una  victoria a la vida, a su suerte o al destino, porque la vida es lucha en sí misma y por eso mismo hay que enfrentarla para que podamos seguir cabalgando en ella. De los incapaces no se ha escrito nada y quien no lo intenta, no podrá ser llamado luchador y nunca jamás podrá ser un superviviente de la vida por vivirla, menos podrá ser llamado algún día: Vencedor.  De los incapaces no se ha escrito nada y por eso mismo, no han aportado nada a la evolución del mundo.

   El casi, está más allá de la duda aunque parezca una porque de todas formas vemos cercano el  premio, no se puede dar por cierto aunque casi sea una verdad y no se puede negar aunque casi sea una mentira,  porque como casi que es, gira con mucha facilidad en cualquier dirección.

  Un casi es una realidad que puede ser negada o un imposible que en algún momento puede mutar en posible y abre una puerta a través de la cual se puede buscar una certeza,  afirmando verdades, negándolas o desvirtuando posibilidades.

  Ya para terminar, nunca jamás se pierde  cuando el casi nos avala, prestándonos  una salida, o cuando nos tira una toalla salvadora en el cuadrilátero de la vida, para que si al fin de cuentas somos derrotados por los pelos, podamos mantenernos en pie, conscientes que la batalla ha terminado pero que  la guerra continúa y que como guerreros, podemos volver a intentarlo buscando concluir lo que casi fue una victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s