El tema de hoy es: En qué mundo vivimos

EN QUE MUNDO VIVIMOS

El tema de hoy es en que mundo vivimos

    Siempre que veo el comienzo de una campaña política, me viene a la memoria el mundo de las fieras, el mundo de la depredación, la constante de esos días, más para olvidar que  para recordar, más que una franca lid, es una batalla dialéctica, no siempre manejada con dignidad y respeto, pues la ofensa y el vituperio son su constante y más parecieran malhechores enfrentados en las calles por un territorio desde el cual delinquir con cierta impunidad, que aspirantes a ser nuestros representantes.

   Bien mirado, el mundo de los políticos es un mundo oscuro y siniestro y a pesar de ser personas en las que abundan las lacras de la condición humana, se creen mejores personas que nosotros, las personas llamadas comunes y corrientes y con derecho a darnos lecciones de moral y a que se les trate con las deferencias que  se reservan para las personas de bien. Desde luego que de que así sea, tenemos la culpa todos los que los votamos y después permanecemos callados cuando sus promesas electorales se trucan en agresiones directas contra los interese generales de los pueblos que por ignorancia o estupidez, los avalaron con su voto, así son los políticos y no me dirán que exagero, más bien expreso menos de lo que debiera porque pruebas de su mal proceder y de su mala entraña hay por cientos, solo que en lugar de servir para encausarlos criminalmente o  al menos expulsarlos de sus puestos de poder, los revitaliza y en ellos la máxima de: “Lo que no me causa daño, me hace más fuerte” queda probada.

   Escuchándolos hablar, entiendo porque el de los políticos es el  gremio más despreciable y  desprestigiado aunque eso sí, muy rentable y eso justamente es lo que interesa a quienes se hacen elegir y llamar políticos y el desprestigio es un “daño colateral” con el que lidian con mucha dignidad porque al fin de cuentas muy pocas veces se les hace sentir el peso del desprestigio que arrastran porque el temor es una arma que explotan en su favor y tratándose de políticos, cualquier cosa puede pasar, ejemplos de ello, tenemos muchos.

   Llegado a este punto hablando de políticos, por fuerza, me tengo que remontar a los tiempos de mi niñez, cuando los veía llegar a la plaza de mi pueblo, con su retórica florida, no exenta de acusaciones contra su rival y pensaba que eran diferentes a nosotros —los comunes mortales— e inalcanzables.

   En lo de ser distintos, en un principio no me equivoqué. Y…digo en un principio, porque después de profundizar en mis apreciaciones, concluyo que…si me equivoqué pues pensaba que eran distintos sí, pero mejores personas comparados con los demás. Total que, distintos si, mejores no, peores sí.  Ya en lo de ser inalcanzables, no me equivoqué, lo eran en aquellos tiempos pasados de mi niñez y lo son ahora en mi madurez, pero además, mentirosos, envidiosos, corruptos, ladrones, oportunistas y avariciosos.

  Ya para terminar, debo decir que corresponde al pueblo que sufre las consecuencias de los actos malos de sus gobernantes, decidir, pero hacerlo bien, sobre quiénes serán sus representantes y hacerlo sin fallar,  para no tener que lamentar haberlo hecho mal, ya que  solo a él le alcanzan las consecuencias de los malos actos de su gobierno y es a él al que le queda el luto y el dolor de las consecuencias de los malos actos de sus representantes políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s