El tema de hoy es: Fundamentalismo

FUNDAMENTALISMO

El tema de hoy es fundamentalismo

Hablar de fundamentalismo en nuestros tiempos es un tema de moda y lo tratan los llamados “expertos” y los que no lo son y hay un punto en el que tanto “expertos” como inexpertos concuerdan, el fundamentalismo está haciendo del mundo un lugar más inseguro y también concuerdan en decir que el fundamentalismo es islámico, desde luego por razones muy distintas, los “expertos”, lo dicen repitiendo lo que el gran poder dice que tiene que ser, aunque no lo sea y lo hacen para que se cree un consenso general en este tema, aunque tenga motivaciones mezquinas, y los inexpertos, lo repiten gracias a que los medios de comunicación amplifican las opiniones de los “expertos” que son las opiniones del gran poder que mueve los hilos del mundo en la dirección que preste un servicio a sus intereses y como inexpertos, terminan siendo tontos útiles, prestando un servicio a quienes en busca de la consolidación de sus intereses antisociales, están haciendo de este mundo un campo de batalla muy desigual porque esas batallas se lidian en sitios específicos y todo lo que pasa, estaba decidido con antelación y se convierten en: “Batallas de tigre con burro amarrado”, como coloquialmente  se habla de luchas desiguales en las que uno de los involucrados en la lucha no tiene posibilidades porque su contendor es dueño de todo el poder y de toda la maldad que lo hace casi  invencible y el casi lo expreso solo porque hay cosas que se tienen que dar de una manera y no hay poder humano que lo pueda cambiar, indistintamente del poder que entre en juego.

  Llegado hasta aquí y desde mis puntos de vista, tengo que decir muy a mi pesar que el verdadero fundamentalismo que está haciendo de este mundo el campo de batalla que vemos, es el fundamentalismo político o democrático, manejado por el gran poder —poder político y poder económico unificados en ese gran poder de que hablo— y a partir de él, se está acusando sin pruebas en función de los intereses que convengan a ese gran poder que todo lo puede y todo lo hace en nombre de sus intereses, de su mala consciencia, de su avaricia y de su mezquindad.

Hablar de fundamentalismo en nuestros días asusta porque creemos que ante la mención de la sola palabra, ya estamos en peligro e inmediatamente nos vienen a la mente imágenes de adoradores de Mahoma, practicantes del Corán, de radicales impenitentes y poco más y está bien que también diga que es cierto que en el  mundo del Islam hay fundamentalismo como lo hay en el cristianismo, como lo hay en la política pero no a los extremos que nos quieren hacer creer y en esa creencia que nos han inculcado se esconde el fundamentalismo político que bien visto es un radicalismo en contra de todo lo que no se llame democrático, no porque la democracia pueda probar que es el sistema más perfecto y justo de la tierra sino porque es el soporte del gran poder.

   Ya para terminar, El fundamentalismo de nuestros tiempos esta aposentado más en el sistema político imperante llamado democracia que en creencias religiosas y es una arma que el gran poder, apoyado por el sistema político esgrime y usa para defender sus intereses que fundamentalmente son económico-avariciosos y que son la causa de que en el mundo de hoy, se agreda a pueblos para arrebatarle sus recursos naturales, usando como disfraz la disculpa del terrorismo que se ve más claro en la agresión a que es sometido y que paradójicamente muestra la ejecución real de un acto terrorista —terrorismo de estado— aunque no se le llame así porque como dijo en tiempos de la ignominiosa dictadura Argentina el canciller Almirante Cesar Augusto Guzzetti en Septiembre de mil novecientos setenta y seis, dos meses después de que se haya llevado a cabo la  sexta asamblea de la OEA y durante la cual se reunió con Henry kissinger, secretario de estado estadounidense: “Mi concepto de la subversión, se refiere a las organizaciones terroristas de izquierda, la subversión y el terrorismo de derechas, no es lo mismo. Cuando el cuerpo social del país ha sido contaminado por una enfermedad que le devora la entrañas,  crea anticuerpos, esos anticuerpos no pueden considerarse del mismo modo que los microbios”. Conclusión: Los actos bárbaros de la derecha, no se consideran tal porque es la que ostenta el poder en el mundo, lo corroboran las palabras del innombrable almirante argentino, justamente eso es lo que está pasando en el mundo hoy día, es la derecha que ostenta el poder la que lo está descuadernando a medida y está como se dice coloquialmente, tirando la piedra y escondiendo la mano, al fin de cuentas tiene muchos a quienes culpar y de todas formas, solo tiene que señalar y el camino queda abierto, expedito para la agresión que se justifica en defensa de la democracia, de la libertad y de la paz del mundo  que paradójicamente no puede garantizar porque con sus actos no la defiende, —a la paz— la truca en desestabilización, una desestabilización que lleva a la guerra y la guerra es uno de sus más grandes negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s