El tema de hoy es: Segundas oportunidades

SEGUNDAS OPORTUNIDADES

El tema de hoy es segundas oportunidades

A través de nuestra vida terrenal, pasamos por diferentes etapas que nos llevan por caminos variados y en ese discurrir del tiempo con la vida, nos encontramos con un sinnúmero de segundas oportunidades.

    La vida, es la primera que nos las brinda ya sea librándonos de un peligro que la asechaba sin que lo podamos entender en ese momento, ni percatarnos de sus consecuencias porque no somos dados los seres humanos a hacer reflexiones en caliente sobre algo que no comprendemos, aunque por regla general, sí solemos hacerlo con cabeza fría cuando ese hecho es un recuerdo en el tiempo que nos dice que algo muy malo pudo habernos pasado.

  Luego podemos ver las segundas oportunidades que nosotros mismos nos damos, cuando retomamos algo que en algún momento y lugar dejamos aparcado porque nos dejamos deslumbrar por un espejismo, que no sabíamos que lo era y salimos en pos de él pero que después de hacer un recorrido razonable, llegamos a la conclusión que hemos emprendido el camino en pos de una quimera.

  Segundas oportunidades nos las da el amor porque después de mostrarse como el ángel exterminador, darnos de latigazos y dejarnos marcas en el cuerpo y en el alma, regresa convertido en el ángel salvador para recompensarnos, dándonos una nueva oportunidad, devolviéndonos la fe perdida, permitiéndonos retomar la creencia en el amor.

  Hablando de segundas oportunidades, una enfermedad que no mata, nos da la segunda oportunidad de entender la vida después de haber vivido el calvario de sufrirla y habernos adentrado en los dominios de la muerte sin que ella, –la muerte– haya levantado su guadaña para asestarnos el golpe final, esa segunda oportunidad, es un recordatorio de que hay futuro y ese futuro tenemos que propiciarlo con nuestros pensamientos positivos que son el motor que pone en movimiento la vida y determinan lo que esa nuestra vida será.

 Ahora bien y esto es muy importante tenerlo claro, de segundas oportunidades que no nos enteramos que lo fueron está empedrado el camino de la vida y son esas las que nos dejan un sabor amargo por no poder comprender porque al fin de cuentas es resultado de una segunda oportunidad que pasó de largo sin que nos hallamos enterado de que existió.

   Cuando algo que parecía tener que ser quedó en suspenso, fue la vida quien nos libró de ello y fue tan generosa que ni siquiera nos enteramos que, por ejemplo, estuvimos a un paso de la muerte, de ir  a la cárcel, de sufrir una lesión corporal irreversible, de perder a la mujer amada, a un hijo, a un amigo, de  ser un número más en las estadísticas de quienes han sufrido una desgracia.

  Ya para terminar, si pensamos que Dios ha llenado nuestra vida de segundas oportunidades, quienes somos para no concederlas? Hemos de ser generosos con ellas, no importa que debido a nuestras condiciones personales sean pequeñas segundas oportunidades, lo importante es saber que hemos sido generosos como devolviendo algo a la vida por las segundas oportunidades que ha puesto en nuestro camino para que sean: Una tabla de salvación, un alto en el camino y volver a empezar o un momento de reflexión para equivocarnos menos o al menos, ser conscientes del por qué nos pasan las cosas.

 A través de nuestra vida terrenal, pasamos por diferentes etapas que nos llevan por caminos variados y en ese discurrir del tiempo con la vida, nos encontramos con un sinnúmero de segundas oportunidades.

   La vida, es la primera que nos las brinda ya sea librándonos de un peligro que la asechaba sin que lo podamos entender en ese momento, ni percatarnos de sus consecuencias porque no somos dados los seres humanos a hacer reflexiones en caliente sobre algo que no comprendemos, aunque por regla general, sí solemos hacerlo con cabeza fría cuando ese hecho es un recuerdo en el tiempo que nos dice que algo muy malo pudo habernos pasado.

Luego podemos ver las segundas oportunidades que nosotros mismos nos damos, cuando retomamos algo que en algún momento y lugar dejamos aparcado porque nos dejamos deslumbrar por un espejismo, que no sabíamos que lo era y salimos en pos de él pero que después de hacer un recorrido razonable, llegamos a la conclusión que hemos emprendido el camino en pos de una quimera.

   Segundas oportunidades nos las da el amor porque después de mostrarse como el ángel exterminador, darnos de latigazos y dejarnos marcas en el cuerpo y en el alma, regresa convertido en el ángel salvador para recompensarnos, dándonos una nueva oportunidad, devolviéndonos la fe perdida, permitiéndonos retomar la creencia en el amor.

Hablando de segundas oportunidades, una enfermedad que no mata, nos da la segunda oportunidad de entender la vida después de haber vivido el calvario de sufrirla y habernos adentrado en los dominios de la muerte sin que ella, –la muerte– haya levantado su guadaña para asestarnos el golpe final, esa segunda oportunidad, es un recordatorio de que hay futuro y ese futuro tenemos que propiciarlo con nuestros pensamientos positivos que son el motor que pone en movimiento la vida y determinan lo que esa nuestra vida será.

Ahora bien y esto es muy importante tenerlo claro, de segundas oportunidades que no nos enteramos que lo fueron está empedrado el camino de la vida y son esas las que nos dejan un sabor amargo por no poder comprender porque al fin de cuentas es resultado de una segunda oportunidad que pasó de largo sin que nos hallamos enterado de que existió.
Cuando algo que parecía tener que ser quedó en suspenso, fue la vida quien nos libró de ello y fue tan generosa que ni siquiera nos enteramos que, por ejemplo, estuvimos a un paso de la muerte, de ir a la cárcel, de sufrir una lesión corporal irreversible, de perder a la mujer amada, a un hijo, a un amigo, de ser un número más en las estadísticas de quienes han sufrido una desgracia.

Ya para terminar, si pensamos que Dios ha llenado nuestra vida de segundas oportunidades, quienes somos para no concederlas? Hemos de ser generosos con ellas, no importa que debido a nuestras condiciones personales sean pequeñas segundas oportunidades, lo importante es saber que hemos sido generosos como devolviendo algo a la vida por las segundas oportunidades que ha puesto en nuestro camino para que sean: Una tabla de salvación, un alto en el camino y volver a empezar o un momento de reflexión para equivocarnos menos o al menos, ser conscientes del por qué nos pasan las cosas.

Anuncios

3 pensamientos en “El tema de hoy es: Segundas oportunidades

  1. Esta es mi oportunidad de enviarte mis saludos, junto a un abrazo. Disculpa que no esté presente pues, a Dios gracias, estoy con bastante trabajo; ya tendré momentos más relajados para poder leerte y dejarte mis comentarios. Que tengas una bella semana, Artemio. Gracias por la compañía.

      • Hola, Artemio, buen día. Intentaré estar más presente; se me hace difícil por el momento, aún así me mantendré en contacto. Abrazo grande. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s