El tema de hoy es: Estados Unidos, la potencia decadente del mundo

ESTADOS UNIDOS LA POTENCIA DECADENTE DEL PLANETA

El tema de hoy es Estados Unidos, la potencia decadente del planeta

 Hoy, voy a hablar de la primera potencia  en decadencia del mundo, los Estados Unidos, que es su nombre, no  América como la llaman otros pueblos de la tierra, porque América es mucho más  que los Estados Unidos y en su conjunto tiene más que aportar al mundo, empezando por sus recursos naturales.

 Bien, aclarado este punto, entro en materia; esperando que  nuestras opiniones coincidan  y pueda decir que todos los que me leen, entienden por qué el gobierno de los Estados Unidos obra con otros pueblos de la manera déspota que lo hace.

  No cabe duda de que de todos los problemas que arrastra sobre si como su colapso económico, su decadencia irreversible, su pérdida de credibilidad y respeto, solo ellos son culpables, dada la circunstancia de que a través de su reinado como potencia hegemónica mundial, han dedicado sus esfuerzos y su poder a pisotear el honor y el orgullo de ser, de tantos pueblos de la tierra que han tenido la desdicha de ser  íntegros y por esa razón, no haber secundado su infame política exterior con fines estrictamente expoliatorios o cuando de agredir a otra nación se ha tratado, por entender que escudados en el título de: Nación más poderosa y peligrosa de la tierra, se han dedicado a imponer su voluntad y el multilateralismo y el consenso, para vergüenza de la humanidad toda, solo ha sido invocado para sumar una afrenta más en su negro historial y en el de la humanidad: Atacar militarmente a  pueblos, con los que en ningún caso podrían competir en igualdad de condiciones y  cuyo mayor delito ha sido el de  ser sus críticos, no sus enemigos declarados —como ellos lo entienden— por estar en total desacuerdo con su manera de ejercer el poder, aunque todo esto sea tapado con las banderas de la democracia por un lado y del terrorismo por otro, para dar validez a su  actos impropios.

Una de las razones, tal vez la más importante que esgrime el gobierno de los Estados Unidos para ir por el mundo imponiendo su voluntad a base de amenazas o de fuerza bruta, es la creencia, arraigada en su pueblo al ser alimentada abiertamente por su clase dirigente de que su cruzada es mesiánica, al ser el pueblo elegido por Dios para ser un ejemplo a seguir por el resto del mundo y por esa misma razón, se creen moralmente superiores a los demás pueblos de la tierra, lo que abiertamente es una manifestación de fundamentalismo político–religioso.

   Ahora bien, La mayor prueba que dicen tener  para creer que han sido elegidos por Dios para que lo  representen, es su denominación de la economía más pujante del planeta, –a pesar de sus grandes problemas del presente y de las dudas de si hoy día es la economía más fuerte y si sigue siendo la potencia dominante del planeta– y su capacidad para imponerse militarmente sobre sus enemigos o amigos discordantes.

  Estas consideraciones lo hace más peligroso que si sus guerras fueran solamente de conquista o rapiña, pues a estas, hay que añadirles un componente religioso, más bien de fanatismo religioso que es más reaccionario y   es muy difícil entenderse, siquiera dialogar con quien justifica sus actos en nombre de Dios, porque en ese “dios” que seguramente no es el mismo de todos, está justificado, y en este asunto, el conjunto del pueblo estadounidense, no se diferencia tanto si son liberales, como si se denominan conservadores.

  Ya acercándome al final de este artículo, no me queda más remedio que copiar apartes del discurso pronunciado por Ronald Reagan, el vaquero presidente; al comienzo de su primer gobierno –1.981–, lo que dijo la plataforma republicana para las elecciones en 1.996 y un aparte del discurso de toma de posesión de Bill Clinton, el 20 de Enero de 1.997,  por mostrar con más exactitud que piensa y que se puede esperar del gobierno de los Estados Unidos.

Ronald Reagan dijo: El pueblo norteamericano, no está preparado para echar al canasto de los desperdicios, el sueño norteamericano, luego en un discurso en Marzo de 1.982, expresó: No hemos buscado el liderazgo del mundo libre, pero no existe nadie más que pueda proporcionarlo y sin nuestro liderazgo, no existirá paz en el mundo. Disiento abiertamente de lo expresado y digo que es con su liderazgo que no habrá paz en el mundo porque como potencia dominante, ha ido por el mundo cometiendo iniquidades en aras del poder, para aumentarlo donde ya lo tiene o para conseguirlo donde se le ha resistido y esta mala forma de proceder no puede traer paz al mundo.

    La plataforma republicana para las elecciones de 1.996,  con mucha crudeza y realismo político, expreso cuales son las prioridades del imperio: Somos el partido de la paz, a través de la fuerza, los republicanos  colocamos los intereses de nuestro país por encima de los de otras naciones, y por encima de las Naciones Unidas. Por esta razón es que digo. “Qué objeto tiene que los países que conforman el mundo pertenezcan a las Naciones Unidas, si es una institución con un amo y para colmo avaricioso, pendenciero y totalitarista.

    Bill Clinton lo expresó en su discurso de toma de posesión de Enero de 1.997, como lo haría un fanático iluminado, no exento de incoherencias: Guiados por la antigua visión de la tierra prometida, fijemos nuestras miras en la tierra de la nueva promesa,  la promesa de Estados Unidos que nació en el siglo XVIII de la audaz convicción de que somos creados iguales, fue ampliada y preservada en el siglo XIX, cuando nuestra nación se extendió a través del continente.

  Luego, en medio de la turbulencia y el triunfo, esa promesa estalló en el escenario mundial, para hacer de éste, el siglo de los Estados Unidos y que siglo ha sido, Estados Unidos se convirtió en la potencia mundial más fuerte del mundo, al rayar el alba del siglo XXI, un pueblo libre debe decidir ya darle forma a las fuerzas de la era de la información y de la sociedad mundial, dar rienda suelta al  potencial ilimitado de nuestro pueblo y por cierto, y por supuesto, formar una unión más perfecta. Estados Unidos está solo como la nación indispensable del  mundo. —Estas palabras merecen una especial atención—

   Una vez más, nuestra nación es la economía más fuerte de la tierra, y la democracia más grande del mundo, liderará un mundo entero de democracias, con el fuego brillante de la libertad estadounidense, propagándose por todo el mundo.

  Ya para terminar, después de  interpretar las exaltaciones e incoherencias anteriores, tengo que decir que se me ha escapado la inspiración, solo espero que quienes me lean, tengan algo que opinar al respecto y espero que lo hagan con el mayor interés porque, apoyado en las palabras anteriores, creo que ha llegado el momento en que para bien, el mundo debe cambiar de liderazgo.

“El ocaso de los dioses tiene nombre propio –caída—  y una fecha marcada que como la margarita, ha empezado a deshojar días en el calendario del tiempo y de la historia, que se acerca con el imparable tic-tac del reloj irremediable de los tiempos y las fechas cumplidas”.

“No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s