El tema de hoy es: Riqueza y pobreza II

RIQUEZA Y POBREZA iII

El tema de hoy es riqueza y pobreza II

   Leí en una revista una noticia que dice: Más de mil millones de personas viven con menos de un dólar y veinticinco céntimos al día, algo así como un euro o unos tres mil pesos colombianos mal contados ya que estoy convirtiendo al alza, pienso que esta noticia está muy mal escrita por que ni siquiera dice, sobreviven y debería decir: Más de mil millones de personas en el mundo mueren lentamente  de necesidades con un dólar con veinticinco céntimos al día como ingresos y no me dirán que estoy exagerando y digo más, quien puede vivir por ejemplo en Europa con esa cantidad que encarna la miseria y la deshumanización o en Colombia donde el costo de la vida es mayor que el de algunos países desarrollados, como ejemplo el costo de las medicinas en Colombia es dos y tres veces más que en algunos países desarrollados y siendo así las cosas, muchas personas no viven, ni siquiera sobreviven, mueren lentamente de inanición, de enfermedades, de rabia y de impotencia. Con esta situación de vida, no es raro que haya muchos problemas sociales entre ellos la inseguridad porque el hambre, la pobreza en general genera esa inseguridad y hablar  de paz y echar las campanas al vuelo, es creer que las vacas vuelan. Hablar de paz en Colombia con tanta injusticia social —y se da por corrupción política— es engañar a un pueblo que ya ha sufrido lo que se puede tolerar, la paz en Colombia es posible cuando no haya personas durmiendo en la calle a los ojos de todos sin que nos inmutemos y sin que las instituciones del estado hagan algo al respecto porque es mejor robarse los fondos del estado que usarlos para acabar con la pobreza y con la injusticia social y esto para vergüenza nuestra, se da en casi cualquier punto geográfico de la tierra.

  

Llegado este punto, voy a contar una historia real, un caso de injusticia social, de deshumanización, voy a mostrar la punta del iceberg. Conozco a un muchacho de unos veinticinco años que sobrevive en las calles de Bogotá en el sector de San Victorino y vive de hacer recados  y del poco cartón que puede recoger en la calle, por esa labor logra juntar unos ocho mil pesos al día, ¿puede una persona al menos sobrevivir con esa irrisoria suma en una ciudad como Bogotá? No, no puede, pero continuemos con este relato, este muchacho es lo que alegremente y sin pensarlo, damos en llamar “indigente” y lo hacemos los que somos indigentes morales y de consciencia que somos quienes no vivimos en la calle y no sentimos piedad por quienes sí tienen que hacerlo.

 Bien, con esos ocho mil pesos que se gana el muchacho protagonista de esta historia, paga una pieza de seis mil pesos —dos euros—, no se la verdad como pueda ser una pieza por ese precio, pero en fin, dejémoslo ahí y continuemos, le quedan dos mil pesos, mucho menos de un Euro para llenar el resto de sus necesidades entre ellas la comida, ¿cómo puede vivir?, no vive, muere lentamente y sin embargo se le ve sonreír, ¿es eso normal? No, para mí no lo es.

 Pero falta un ingrediente más para poder cocer este pastel envenenado, este muchacho ha sido diagnosticado de cáncer de hígado y le han dado siete meses de vida, ¿qué posibilidades puede tener en su situación? … cierto es que lo ha diagnosticado la caridad del estado pero nada más, entonces me pregunto ¿cómo se puede sobrellevar esta enfermedad sin recursos y sin el apoyo al menos del estado como lo dice en el papel la constitución política?

   A qué grado de deshumanización hemos llegado que ni el estado, ni las personas que tienen  medios hacen nada por nadie, siendo así las cosas, este mundo no puede tener un final feliz, triste pero cierto y lo peor es que nos hemos acostumbrado a ver pasar la miseria a nuestro lado sin inmutarnos y llamamos “indigentes” a quienes carecen de todo.

 Otra pregunta que me hago es ¿cómo puede este muchacho de la historia intentar al menos luchar por su vida, una vida de mierda que no le deseo a ningún ser humano, ni al ser más despreciable de la tierra, mejor dicho, no se la deseo ni a un político y este caso, señala al estado colombiano como inhumano, insolidario y violador de su propia constitución política y paro porque no me alcanzaría el espacio para enumerar sus falencias y de estos casos hay miles y miles, no nos quepa la menor duda.

  Total que este muchacho de que hablo, con todo su buen ánimo, está más de allá que de acá porque el panorama que presenta su vida, no es de futuro, mi opinión es que solo le queda buscarse el óbolo que cobra Caronte para cruzar al otro lado de río Estigia y que al menos pueda hacerlo, ¿lo conseguirá? mejor me callo.

  Y seguimos sonriendo, no sentimos dolor por los sufrimientos ajenos, olvidados que los problemas de cualquier ser humano, son los problemas de todos, está escrito en la ley de Dios, pero claro Dios es un sofisma de distracción para casi todos los seres humanos que decimos creer en Él, es una entelequia y las cosas irreales no se tienen que respetar, no se tienen siquiera que considerar, no existen.

   Según el informe Oxfam, las ochenta y cinco personas más ricas del mundo, el año que terminó poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, unos tres mil quinientos millones de personas. Dice también que  el próximo año —en que estamos, 2.015—, la riqueza del uno por ciento de la población mundial, superará la del noventa y nueve por ciento del resto. Según la misma organización, al día de hoy, una de cada nueve personas carece de alimentos suficientes para cubrir sus necesidades y mil millones mueren literalmente de hambre con menos de un dólar veinticinco céntimos de ingresos al día. Díganme ustedes que me leen, ¿qué futuro puede tener el mundo con semejante panorama?

  Ya para terminar, tengo que decir que estamos podridos por dentro porque no nos duele el dolor ajeno y permitimos pasivamente que cuatro sinvergüenzas se hagan con toda la riqueza del mundo en perjuicio de la raza, en perjuicio de la supervivencia, de la paz y del futuro. “El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que  no llore cuando lo pisen”. A mí no me han pisado y ya siento ganas de gritar.

 

Anuncios

4 pensamientos en “El tema de hoy es: Riqueza y pobreza II

    • Hola José, gracias por comentar, ser colombiano es un honor que a veces cuesta y mucho, pero lo es no quepa duda,, yo también soy colombiano, nunca he hecho referencia a mi nacionalidad porque no me pareció relevante, pero ya que tu te identificas como colombiano me parece oportuno decir que a mucho honor, soy un colombiano de racamandaka. Suerte y a defender la nacionalidad con honor.

    • pues mi estimado amigo José, tienes que andar más porque hay en nuestro país más gente de la que creemos viviendo en la calle y lo está porque hay mucho hijo de mala madre robándoselo todo, el sistma está podrido y la corrupción está desbordada, empieza en la política y se cuela en la sociedad, yo creo que la solución está en expulsar de la política a los sinverguenzas de siempre y lo podemos hacer entre otras formas, votando en blanco. Suerte.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s