El tema de hoy es: Qué juzgar

QU´É JUZGAR

El tema de hoy es qué juzgar

   No me cabe duda que nosotros los seres humanos, tenemos una inclinación natural a juzgar, a erigirnos en jueces de los actos de los demás y este artículo es un recordatorio de que ser jueces no es una atribución que debamos tomarnos porque creo que no estamos validados para juzgar los actos ajenos, dada nuestra forma de proceder; lo que nos pone más a las puertas de tener que enfrentarnos a un tribunal, que a poder presidirlo y esto es así, aunque pensemos que si los tribunales de los hombres, algunas, muchas veces diría yo, son presididos por personas que no tienen estatura moral para hacerlo, por qué no habríamos de poder hacerlo nosotros.

  Ahora bien, considerando mi razonamiento anterior, hemos de entender que los únicos actos que estamos capacitados y autorizados moral y espiritualmente para juzgar, son los nuestros ya que dándoles la vuelta que queramos, al fin de cuentas son nuestros, buenos o malos y todas las consecuencias que de ellos se derivan, solo afectan la vida de quien los comete y solo él tiene que responder por ellos llegado el momento, por tanto, tenemos que ser muy críticos con ellos, no con los actos ajenos y si después de todas las evidencias que nos dicen: No lo hagas, queremos ser jueces, seámoslo con nosotros mismos porque teniendo claro que nuestros actos siempre estarán bajo observación y somos sus directos responsables, como se dice: “El padre de la criatura”, seremos más cautos y más responsables a la hora de actuar, a la hora de juzgar y así no nos lleven a enfrentar una reprensión cuando no una sentencia, teniendo siempre presente que es en el mundo espiritual en donde las consecuencias de nuestros actos tienen un precio.
Si somos conscientes que nuestra manera de actuar puede acarrearnos cuando menos una reconvención, seremos menos proclives a erigirnos en jueces de los actos ajenos y obrando así, estamos protegiéndonos de eso que llamamos el azar y que bien entendido no es otra cosa que la consecuencia objetiva de nuestros actos.

   Otra cosa a tener en cuenta en esto de: Jueces, actos y consecuencias, es que no nos gusta que nuestra vida, nuestros actos, sean sometidos al escarnio público, ante una premisa que aceptamos de muy buen grado que dice que: “Todos se equivocan, todos cometen actos mezquinos menos yo” y esta creencia ladina la complementamos con otra: “todos mis actos están justificados y por tanto, exentos de reconvención”.

   Ya para terminar, me viene a la memoria la historia que escuché de niño que hacía referencia a una persona que se presentó ante un cura para confesar sus malos actos –que yo no llamo pecados– y resultó ser que había sido malo, muy malo y entre sus maldades se contaba una muy reprensiva, la de haber dañado la reputación de alguien, ante lo cual, el cura en mención le dio como “penitencia” o castigo para ser “absuelto” o perdonado, coger una gallina e irse por el camino, arrancando una a una sus plumas y luego recogerlas y volver a colocarlas en el mismo sitio de donde las arrancó, algo que todos sabemos es materialmente imposible, lo que se traduce en que el cura le negó la tan ponderada “absolución, “el perdón”, sin decirle abiertamente que no lo hacía, lo que me lleva a concluir diciendo que: Cuando juzgamos los actos ajenos, seguramente no tenemos todos los elementos de juicio necesarios para al menos hacerlo con justicia, lo que puede terminar siendo una calumnia que como en el caso del individuo y la gallina del cuento, se convierte en un daño permanente que un día, tal vez cuando ya no recordemos que nos hemos arrogado derechos que no nos pertenecen, que hemos sido malos jueces, nos pase la cuenta de cobro y nos encontremos sentados ante un tribunal, justo pero implacable e inapelable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s