El tema de hoy es: El mito del diablo

EL DIABLO

El tema de hoy es el mito del diablo

   Desde que el mundo es mundo, el diablo ha sido un aliado de quienes hacen negocio en nombre de Dios, y lo ha sido porque nos hemos dejado adoctrinar desde que tuvimos uso de razón y en ello ha tenido mucha culpa la credulidad de nuestros padres, desde luego que sin mala intención pero el mal está hecho y con buena o mala intención, ha cumplido con el papel encomendado, el de sembrar el temor para que con cabeza gacha y corazón contrito, sigamos al pie de la letra lo que nos enseñan de Dios y del diablo los líderes espirituales que manejan el “negocio de Dios” con bolsillo hondo. Y digo que el diablo ha sido un aliado de quienes hacen negocio en nombre de Dios porque ha sido él quien ha puesto un freno a muchos de nuestros actos malvados, apoyando las prédicas de quienes se hacen llamar sus representantes.

   En tiempos pasados, no en el presente, se escuchaban historias fantasiosas sobre el diablo, del mal y de él como su instigador y en ellas se hablaba de sus apariciones en las que se creía por falta de información y conocimiento, todo muy provechoso para los intereses de quienes lo crearon para que fuera la contraparte de Dios que como en todo, tiene que existir.

   Hablando de historias y fantasías acerca del diablo, estas empezaron con Adán y Eva a raíz de su supuesta desobediencia y su posterior castigo y en ellas siempre era el diablo o Lucifer su protagonista y casi siempre el ganador en tan desigual porfía y de ahí nació otro elemento favorecedor de doctrinas teológicas, me refiero al llamado “pecado original” muy oportuno para sembrar incertidumbre y crear sumisión en quienes dan por hecho que han nacido marcados por Dios con una culpa que cometió otro ser llamado Adán y denominado padre de la humanidad, contradiciendo a la misma ley de Dios que dice: El alma que pecare, esa morirá, el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo, la justicia del justo será sobre él y la impiedad del impío será sobre él. Ezequiel 18-20.

   Y ya que me he metido en este camino pantanoso por voluntad propia, tengo que decir que me he identificado plenamente con una obra literaria del escritor, poeta y fabulista colombiano, Rafael Pombo, titulada: La hora de las tinieblas y que hace referencia a Adán  ante lo injusto del tal “pecado original” y lo increpa Diciéndole:

Oh Adán, ¿cuándo estuve en ti?

 ¿Quién te dio mi alma y pecho?

¿Quién te concedió el derecho de que pecaras por mí?

Si en tu falta delinquí y en tu inficción me condeno,

Por qué un Dios tan justo y  bueno

No me lavó en la virtud, de otro Adán,

Y la salud, no me volvió en cuerpo ajeno?

 Si en is carnes heredé, la ponzoña de la suya,

Que en las carnes arda y fluya, pero en el alma ¿por qué?

Si mi alma su alma no fue, si es chispa de Dios directa,

¿Cómo de luz tan perfecta, tan imperfecta salió?

Si Adán por Dios no pecó, ¿cómo su infección me infecta?

  Y metiéndome de lleno expresamente con el diablo, el tema central de este artículo, recuerdo historias de los tiempos idos en las que el diablo se aparecía, robaba, asesinaba, violaba, bebía y bailaba y seducía a cuanta mujer se pusiera en su camino y se presentaba en lugares que los curas llamaban de “perdición”, aquellos donde laboraban mujeres que ejercen la profesión más antigua de la tierra, las mal llamadas “putas” y era el rey de la fiesta y de la “putería” como correspondía a tan ilustre  malhechor y dejaba marcas terribles e imborrables como prueba de su presencia.

   Casi siempre lo asociaban con personas de mal vivir, aunque no siempre eran sus víctimas, sus víctimas preferidas eran personas “piadosas” y beatas con lo que su poder quedaba demostrado al poder atacar impunemente a quienes en apariencia estaban más cerca de Dios que el común de los mortales y ni su bondad, piedad o religiosidad, podían salvarlos del ataque del maligno.

 Hoy, en el tiempo presente en el que la información ha salido del compartimiento estanco en que la mantuvieron proscrita quienes se beneficiaban de ello, desapareció de la misma manera que apareció, sin dejar rastro y llegado a este punto, ya no infunde miedo, ni se revela amenazador, ya no huele a azufre el olor característico, preámbulo de sus apariciones, ya no se escuchan sus risotadas, se ha hecho la luz por el conocimiento y se diluyó en la misma oscuridad que antes lo mantuvo vivo y amenazador.

 Ya para terminar, tengo que decir que ya  no asusta porque carece de vida, lo mató la información y el conocimiento que ha penetrado la oscuridad intelectual que anulaba el poder de entender y poder llamar al pan, pan y al vino, vino. Ya no se escucha decir que alguien fue testigo de una de sus apariciones porque en los tiempos de modernidad y tecnología que vivimos, ¿Quién se lo creería?

Finalmente, ya no se puede manifestar porque los tiempos que vivimos, no son compatibles con falacias o teorías que no se puedan demostrar. Como quien dice: Si no puedo meter la mano en la yaga, es porque no existe una herida.

 

  

Anuncios

3 pensamientos en “El tema de hoy es: El mito del diablo

  1. Me traes la que fue mi opinión durante muchos años. La ReInterpretación de la Vida y de mi vida me ayudó mucho con todo esto, entre otras cosas, gracias a que no me creí palabras de la Biblia nunca antes y aprendí a desvincularme de la Culpa cada día porque es creación Cristiana, que no es Dios, sino una Interpretación más, otra forma de Dividir el Mundo. Te entiendo, porque tuve esa opinión y con recelo siempre la defendí. La acojo porque también es parte de mi, porque me la muestras. Gracias.

    • Gracias Nuria por comentar y la biblia es un libro de sabiduría interpretado a la medida de los intereses de quienes dicen encontrar en ella la palabra de Dios, libro de hombres para hombres. Suerte.-

    • Gracias Nuria por comentar y la biblia es un libro de sabiduría interpretado a la medida de los intereses de quienes dicen encontrar en ella la palabra de Dios, libro de hombres para hombres. Suerte.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s