El tema de hoy es: Perros

El tema de hoy es: Perros

El tema de hoy es: Perros

Hoy voy a hablar de mi relación con los perros, desde el punto de vista del afecto y de los sentimientos, con la esperanza que en esto que voy a expresar respecto a esos nobles animales, nuestros puntos de vista sean coincidentes y redunde en beneficio de ellos.

El perro, todos los perros, llenan espacios afectivos que por alguna circunstancias deja vacío alguien del entorno con que nos relacionamos, ya sea pariente, amigo, pareja u otro y que se encuentra en el lugar de los sentimientos y el perro lo llena con creces, buscando nuestro bienestar, nuestra felicidad y lo hace por instinto pero con mucho amor, con el amor limpio y sincero que muchas veces los seres humanos nos negamos porque somos mezquinos, interesados, perversos y esto que digo, no tiene por qué ser mal entendido porque de eso, tenemos todos y ni yo que lo estoy haciendo notar, estoy exento y como cualquier persona con defectos y virtudes, he tenido mis momentos para ser mezquino, interesado y perverso, hechos de los que no estoy orgulloso, simplemente asumo que en la vida de toda persona hay espacio para lo bueno y para lo malo y por más que vigilemos nuestros actos y tengamos la mejor disposición de hacerlo bien, siempre habrá un resquicio por el cual se nos cuelen tan indeseables compañeros de viaje, aunque en el fondo hagamos más el bien que el mal, no pasa lo mismo con los perros, ellos nos dan ejemplo y nos muestran el camino a seguir con su comportamiento hacia nosotros y aún siendo injustos con ellos, los perros lamen la mano de quien les hace daño porque su amor es incondicional, salido del fondo de su ser y de sus sentimientos que son enormes y no dejan cabida a los malos sentimientos.

   Y ya que hablo de perros, tengo que hablar de los hijos porque como miembros de la familia parecen serlo aunque tengamos claro que no lo son, tengo que decir que un día nos levantamos sabiendo que los hijos se han ido y aunque siempre estén con nosotros, físicamente no lo están y es ahí cuando el perro multiplica su valor ya que llena ese vacío que dejan los hijos y sin ser lo mismo porque son dos amores distintos, lo suple porque te entiende, sabe de tus carencias afectivas y hace todo lo posible por llenarlas y lo hace tan bien que acrecienta los recuerdos bonitos vividos con ese ser querido que ya no está porque se marcho voluntariamente o por que la muerte nos lo arrebató y lo hace desde el fondo de sus sentimientos que son inconmensurables con un plus más, que no tiene intereses, tiene sentimientos y los entrega sin ninguna condición, este punto es el que lo hace mejor que las personas porque las personas, los seres humanos tenemos intereses y no siempre obramos con honradez, aún tratándose de entregar los sentimientos.

   Llegado a este punto, tengo que hablar de los amigos, un día el que hoy lo es o eso creíamos, se convierte en enemigo o si no en enemigo, si se olvida que un día lo fueron y truca la amistad en indiferencia o algo peor, los perros nunca harían eso y te lo hacen notar y a la vez te hacen comprender que ellos son tus mejores amigos y por tanto son mejores que las personas.

   Cuando el amor se va, queda un vacío profundo y oscuro, en muchos casos se pierde el rumbo y durante un tiempo, andamos perdidos por la vida, pero si tenemos un perro, tenemos un apoyo y es más fácil superar la situación porque el perro es compañía, el perro es amor, diferente al que se pierde pero amor y eso hace que se pueda mirar para otro lado y ganemos el tiempo que necesitamos para superarlo.

   Ya para terminar, los perros y yo, los perros y tu, se podría decir que somos un ente inseparable porque hacemos una simbiosis perfecta y nos retroalimentamos los unos a los otros, desde luego que son los perros los que aportan más en ese proceso porque saben dar amor y su amor es un amor desinteresado, limpio y puro y saben entregarlo y termino diciendo que los perros son criaturas llamadas inferiores que Dios ha puesto en nuestro camino, en nuestro mundo para llenarlo sin pedir nada a cambio y dicho esto, tengo que terminar diciendo que de inferiores tienen los perros lo que los seres humanos tenemos de desinteresados y si no tienes uno, mi consejo es que te busques uno en una perrera salvándolo tal vez de ser sacrificado, no te cuesta nada y podrás saber lo que es disfrutar de una compañía desinteresada y de su fidelidad y tal vez aprendas patrones de comportamiento que no conocías o que no practicabas y eso redundará en tu provecho y en el de la sociedad en la que vives.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s