El tema de hoy es: Dinero, avaricia y mala consciencia

como-conseguir-dinero

Dinero, avaricia y mala consciencia

El dinero como es bien sabido, es el bien de consumo más universal, más antisocial y más mal empleado y siendo un simple instrumento de cambio, le hemos dado tal poder que está por encima de Dios y de cualquier poder terrenal.

 

Es tal su poder que abre puertas que están regularmente cerradas, borra –entre comillas—iniquidades, no porque pueda hacerlo sino porque quien lo tiene en grandes cantidades cree que a su sombra está cubierto y ni siquiera ellas, sus iniquidades pueden ser cuestionadas porque dios dinero lo puede todo y quienes están acostumbrados a cometerlas saben muy bien que no hay muchas personas dispuestas a recordarles que son seres humanos comunes y corrientes con una cosa de más que los demás, mucha maldad y eso hace que los otros, los que no participan de sus iniquidades prefieran mantenerse al margen, no vaya a ser que quien pueda ser destapado en sus intrigas, corrupciones y desvergüenzas decida cometer una iniquidad más en contra de quien ha olvidado que el dinero puede ser poder, mal empleado en muchos casos y que olvidarlo puede ser dar un paso para adelantar su final.

   El dinero se ha convertido en un dios a fuerza del poder que genera y con él se puede hacer casi todo, ya poder decir qué no se puede hacer con él no es tarea fácil porque entran a jugar circunstancias cambiantes, por esa razón lo que ayer no se compraba con dinero, hoy es posible, así funciona el mundo del dinero y su influencia sobre la humanidad.

   El dinero es un dios para la humanidad porque entre todos le hemos conferido ese rango, unos, los avaros que lo atesoran en perjuicio del resto porque están convencidos que con él pueden hacer casi cualquier cosa lo que los convierte en pequeños dioses deshonrados por sus acciones pero dioses al fin de cuentas, para el resto, para los que no han logrado amasar grandes fortunas porque aceptan las violaciones y las iniquidades de quienes si lo han podido amasar en cantidad, sin que entiendan que por no tener bienes materiales no han perdido derechos, ni la libertad de poder expresar libremente sus ideas y ser uno más, igual que el resto en un conglomerado al que todos pertenecemos llamado humanidad donde no hay nadie que sea más, aunque esté putrefacto en dinero, el dinero no concede ese privilegio pero falta que toda la humanidad se dé por enterada para que las cosas cambien y quedemos todos en igualdad de condiciones ante la vida, ante la ley, ante la justicia y ante la sociedad a la que pertenecemos.

   Y llegado a este punto, toca hablar de la mala consciencia que figura en el título de escrito porque es por ahí, por la mala consciencia por donde se cuelan las iniquidades que después tienen que sufrir grandes masas de población que ni tienen dinero, ni mala consciencia, solo necesidades y sumisión a dictados que no tienen por qué ser, convalidados por el simple hecho de algunos tener mucho dinero y muy mala consciencia y saben una cosa, el dinero y la mala consciencia juntos en una misma persona conforman un poder letal que justamente entre todos podemos neutralizar porque si las cosas malas se dan es porque quienes las sufren las aceptan sin cuestionamientos, olvidados que todos nacimos iguales ante la ley, ante la sociedad y lo que es más importante, ante Dios y si los bandidos que se han hecho con el poder y que cometen iniquidades creen que están por encima del bien y del mal porque manejan dinero y poder muy mal empleados desde luego, están muy equivocados porque no es así, otra cosa es que se lo crean porque la manera de actuar del resto les manda el mensaje de que pueden cometerlas, atropellando, robando, asesinando de mil formas, no solo con balas, unas veces de soldados oficiales, otras de sicarios, algunas más de mercenarios pagados para cometer las iniquidades de que hablo y que quienes las cometen ordenan porque ellos no tiene huevos ni valentía para cometerlas, las cometen a través de terceros, lo hacen a través de productos que fabrican sus poderosas multinacionales de la salud, de la alimentación, de la recreación, del bien aparente y del mal.

   Ya para terminar, el dinero, la avaricia y la mala consciencia son una combinación letal en manos antisociales, descreídas aunque hablen de Dios como si fuera su socio comercial, es justamente así como está manejado el mundo para mal y perjuicio de quienes no participan de todo ese tejemaneje. Son la avaricia, el poder y la mala consciencia quienes a través de peores personas que el resto de la humanidad, se han adueñado de casi todo y el resto que los que lo sufren, no hacen nada para remediarlo. “El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre pero que no llore cuando lo pisen” Frase del revolucionario mexicano, Emiliano Zapata.

Anuncios

3 pensamientos en “El tema de hoy es: Dinero, avaricia y mala consciencia

  1. A proposito, he aqui un aparte de la sexta carta de Silo, en: Cartas a mis amigos: He aquí la gran verdad universal: el dinero es todo. El dinero es gobierno, es ley, es poder. Es, básicamente, subsistencia. Pero además es el Arte, es la Filosofía y es la Religión. Nada se hace sin dinero; nada se puede sin dinero. No hay relaciones personales sin dinero. No hay intimidad sin dinero y aún la soledad reposada depende del dinero.
    Pero la relación con esa “verdad universal” es contradictoria. Las mayorías no quieren este estado de cosas. Estamos pues, ante la tiranía del dinero. Una tiranía que no es abstracta porque tiene nombre, representantes, ejecutores y procedimientos indudables.
    Hoy no se trata de economías feudales, ni de industrias nacionales, ni siquiera de intereses de grupos regionales. Hoy se trata de que aquellos supervivientes históricos acomodan su parcela a los dictados del capital financiero internacional. Un capital especulador que se va concentrando mundialmente. De esta suerte, hasta el Estado nacional requiere para sobrevivir del crédito y el préstamo. Todos mendigan la inversión y dan garantías para que la banca se haga cargo de las decisiones finales. Está llegando el tiempo en que las mismas compañías, así como los campos y las ciudades, serán propiedad indiscutible de la banca. Está llegando el tiempo del Paraestado, un tiempo en el que el antiguo orden debe ser aniquilado.”

    • Bien explicado, de todo ese orden de cosas es que se está implantando el temido: El Nuevo orden mundial que en nada será lo que parece y con concecuencias desastrosas para la humanidad. Congratulaciones.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s