El Tema de hoy es: Piensa

  piensa-ii Cuando escribo la palabra piensa, no es una palabra lo que ves, es la clave mágica para entrar en la  cueva de Alí Babá —el cuento de las mil y una noches— con todos sus tesoros pero sin los cuarenta ladrones  y te lo estoy mostrando para que hagas uso de todo el potencial que Dios te dio en el momento de crearte y darte una mente todopoderosa.

   Es la lámpara de Aladino la que te estoy mostrando cuando te digo: Piensa, pero con un plus a tu favor, el mago eres tú, la lámpara solo es un instrumento que dará el fruto que tu desees si lo haces posible con tu actuar y ese actuar al que hago referencia es tu forma de pensar. Creas con el pensamiento lo que se manifiesta en tu vida, todo lo que vemos, sentimos, tocamos, antes de serlo, fue un pensamiento de alguien que tenía claras las ideas, el mundo en que vivimos es mental por tanto, la mente es el comienzo y el todo.

   Cuando te digo: Piensa te estoy dando las palabras mágicas con que Alí Babá abría la cueva de los tesoros, te estoy diciendo, repite las palabras mágicas: Sésamo ábrete y de una vez por todas, toma el control de tu vida, no dejes que otros o las circunstancias tomen las decisiones por ti, porque de esas decisiones depende lo que será tu vida, por tanto es a ti, solo a ti a quien corresponde tomarlas, para bien o para mal, espero que sea para bien y si sigues a tu conciencia o a la intuición a la que yo llamo: La voz de Dios y tus deseos e intenciones son buenos, nadas que desees se te podrá resistir porque eres el portador de la llave del reino y la puerta a través de la cual puedes penetrar en él, se llama: Mente y en la mente se crean los pensamientos que pueden ser buenos o malos y como nos cuesta el mismo esfuerzo tenerlos buenos a malos, tengamos solo pensamientos buenos porque haciéndolo, seremos triunfadores.

   Cuando te digo, piensa, te estoy diciendo: Crea, pon a trabajar a tu servicio ese pedacito de Dios, la parte divina que hay en ti, has por ti mismo lo que otros no pueden hacer por ti, has uso del más grande poder al que todo ser humano puede acceder de manera gratuita y con todas las prerrogativas, has uso del pensamiento de una manera constructiva, piensa de tal manera que el mundo que esperas, se haga una realidad en tu vida.

   Llegados a este punto, ya saben que lo que les estoy mostrando hoy es la llave de todo lo bueno que tanto ustedes como yo, esperamos ver materializado en nuestras vidas, siempre que sea para mayor gloria de Dios, para nuestro bien personal y para el bien de la humanidad, de esto depende el éxito en nuestra vida, tengamos siempre presente que es a partir del tener claro el fundamento de la ley de Dios que no es otro que el amor, el servicio a los demás y su glorificación a través de nuestros actos como podemos encontrar equilibrio, prosperidad y felicidad en la vida.

   Sé que habrá muchos que piensen: Pero yo conozco a muchas personas que son malas pero malas de verdad, avariciosas y mezquinas, que no le tiran un grano de maíz al gallo de la pasión a sabiendas que no se lo puede comer y nadan en millones y  todo les va bien en la vida. A quienes así piensan, tienen  libertad  para hacerlo si así lo sienten, pero no tienen derecho a juzgarlo porque juzgar es una atribución de Dios, luego está otro hecho que tenemos que considerar y es que nunca las iniquidades se quedan sin castigo y esa aparente vida plácida  de quienes obran mal ––todos lo hacemos pero no todos obramos mal con conocimiento de causa o por expresa maldad con la intención de dañar a alguien o lograr algo , y entra esas dos partes hay una gran diferencia no es más que una apariencia porque no puede estar en paz con Dios y con su consciencia quien obra mal, por tanto no puede tener una vida plácida y feliz aunque las apariencias lo dejen entrever y esas deudas contraídas a partir de las malas obras, un día habrá que satisfacerlas, ya el cómo y el cuándo no es de nuestra incumbencia, más bien, preocupémonos de que nuestros actos no nos acusen y dejemos que cada quien obre como mejor le parezca y llegado el momento responda por sus actos.

   Continuando, tenemos que entender que el pensamiento es el poder invencible e inconmensurable que está detrás de todo lo que vivimos en la vida, es el instrumento con el que creamos los eventos buenos o malos que se suceden en ella, entonces no podemos esperar que nuestra vida sea plácida y feliz si nuestros pensamientos son negativos o contrarios a lo que deseamos, igualmente es así si nuestras intenciones respecto a nuestro prójimo no son buenas porque primero tenemos que tener la mente limpia de maldad y llevar una vida recta en pensamiento y obra para que todas las cosas buenas que esperamos nos sean concedidas desde el espíritu — no desde la competencia– que es cuando pueden perdurar, no podemos esperar que nos llegue riqueza si solo pensamos en el gusto y el placer que nos daremos con ella y las deudas que nos cobraremos, olvidados de que la riqueza es un bien social y espiritual y que a la par que queremos hacer uso de ella para nuestros asuntos personales, —algo justo y razonable— tenemos que saber compartirla con los demás, solo así la riqueza nos puede ayudar a crecer espiritualmente, de otra manera, la riqueza nos ayuda a hundirnos bajo su peso y no nos permite ni nos sirve de ayuda para elevarnos espiritualmente, tomando en cuenta sí que la riqueza en sí misma no es mala y es  necesaria para llevar una vida material plácida, algo a lo que todos tenemos derecho, pero que es un lastre espiritual cuando no sabemos hacer uso de ella, la riqueza no puede ser un medio para cometer iniquidades, aunque veamos a muchos seres ir por el mundo cometiéndolas de la mano de la riqueza, nadie quedará sin el castigo que merezcan sus obras, no nos quepa la menor duda.

   Ya para terminar, toma el control de tu vida, tomando el control de tus pensamientos, no pierdas tu tiempo en pensamientos de ira, de envidia, de odio, de maldad en general, que tu mente no se llene de pensamientos vacíos o dañinos, no les des cabida, arrójalos muy lejos para que no puedan hacerte daño y piensa en lo que quiso Dios que fuera tu vida en el momento de crearte, y si te detienes a pensar detenidamente en ello, debes llegar a la conclusión de que Dios no creó el odio, creó el amor, no creó la guerra, creo un mundo de amor y de paz, no creo la tristeza, creó la felicidad, no creo la pobreza, creo la riqueza, todo lo negativo, dañino, ha sido creado por nosotros a partir del mal uso de nuestra mente, haciendo con nuestra mente todo lo contrario a lo que deseamos ver manifestado en nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s