El tema de hoy es: el dinero VII

dinero-vii

El tema de hoy es otra vez el dinero y viendo el papel que desempeña en nuestras vidas, creo que hablo, hablamos poco y sin mucho rigor de él.

  Tengo que repetir como ya lo he hecho en otros artículos que el dinero no es Dios pero lo parece y lo parece porque tiene que ver con casi todo lo que hacemos y tengo que decir también que sin dinero estamos muy limitados, el dinero es el motor que mueve al mundo y es así para mal, gústenos o no, el dinero es “la vaca cagona” que todo lo abarca, que todo lo llena, que todo lo tapa, el dinero aunque no sea justo es el que marca la pauta, abre o cierra el camino, eleva o hunde, da la posibilidad de vivir y firma el decreto para morir porque…para mencionar solo una de tantas situaciones antisociales, cuantas personas mueren en el mundo por hambre y esto pasa  por  no tener dinero para comprar alimentos mientras que otros, muy pocos para que sea justo,  se mueren de gordos, por comer como cerdos. Que paradoja.

 El caso es que el dinero para bien o para mal, está presente en todos los momentos de nuestra vida y es tanta la dependencia que tenemos de él que es el problema mayor de la humanidad, dada la cifra de pobres —cuatro mil millones— y la falta de dinero. si  carecemos de él, sufrimos depresión, las ganas de vivir se nos van, somos como zombis a la espera del momento final, si lo tenemos, la vida fluye plácidamente, poco nos importan los problemas ajenos, nos sentimos henchidos de un aire  que  nos hace caminar como en las  nubes, como si anduviéramos sobre la alfombra mágica del cuento de las Mil y una Noches, nos creemos superiores a los demás, todo es felicidad, el dinero nos da un falso estado de seguridad que en muchos casos  nos lleva a cometer iniquidades y nos hace creer que por encima de nosotros no existe nadie que pueda igualarnos y mucho menos superarnos y que Dios, el verdadero es nuestro aliado, cómplice o asociado, no importa que andemos por caminos torcidos.

  El dinero, repito creo que es el problema número uno de la humanidad, ya sea por tenerlo a montones o por carecer por completo de él, sin embargo, digo yo, estamos falseando la verdad porque el dinero no tiene vida, es un simple instrumento de cambio, muy abundante en manos antisociales y perversas, el dinero no es un  problema en sí mismo no tiene  que serlo si le damos el trato que se merece y lo usamos como un  bien social que nos acerca un poco más a Dios y hará de este nuestro mundo, un mundo más justo, sin tantas disparidades, sin tantas injusticias y sin tantas necesidades a causa de su carencia.

 El dinero algunas veces es el enemigo, otras es ese buen amigo que nos salva en el momento justo  pero al  final tengo que decir como dicen los versos del poeta que: Ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque me muero. Lo que no podemos permitir es que el dinero sea salvador o verdugo, vida o muerte, remedio o ponzoña, alegría o tristeza, guerra o paz.

 Ya para terminar, el dinero, no hemos de negar que es necesario para cubrir nuestras necesidades pero no hay que llevarlas hasta querer atesorarlo a montones, restándole a otros la posibilidad de cubrir al menos sus necesidades básicas, hemos de saber y entender que el dinero no es un dios real, si le damos esa categoría, no nos quepa duda que es un dios pagano y los dioses paganos no pueden nada, solo pueden arrastrarnos por la pendiente hasta el precipicio, concluyendo: El dinero es necesario pero no nos confiere derechos en exclusividad ni nos hace superiores a los demás y nos da y exige responsabilidades que podemos desconocer, entonces hemos de comprender que el dinero  para que no se constituya en un problema, en un lastre que llegado el momento no nos permita elevarnos a los dominios del mundo espiritual, tenemos que tratarlo y darle el uso de un  bien común que nos confiere todas las comodidades que con él se pueden comprar pero tenemos que hacerlo girar y que así como nos confiere comodidades, debe ser un bálsamo sanador para quienes carecen por completo de él. No le demos poder a la expresión: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico pueda entrar en el reino de los cielos” porque esto puede pasar si cometemos con él iniquidades y somos insolidarios con quienes necesitan un  poco de ese mucho que nos sobra, solo si somos insolidarios y  mezquinos se cumplirá la sentencia porque el dinero no tiene más poder que el que le damos con nuestros actuares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s