El tema de hoy es: política y partidos

 politica politicos  En el tema de hoy, hago referencia a la política y a los partidos a través de los cuales se rige y lo hago desde mi punto de vista, basado en la experiencia y siguiendo los malos olores que dejan a su paso nuestros “honorables” representantes políticos, que no lo son, —representantes quiero decir– porque cuando en una democracia representativa hablamos de representantes estamos hablando como pueblo de nuestros representantes y estos buscavidas que tenemos por tal, solo obran en función de sus intereses personales y los de sus partidos políticos que los avalan para que se postulen pero al final de cuentas no son ellos los que deciden su destino, quien de verdad los avala y los elige es el pueblo al que después sin ningún pudor, ni freno moral, y… discúlpenme la expresión, llevan a patadas por el culo, por el camino de la amargura, recortando libertades civiles y bienestar social a través de las leyes que les permite “fabricar” que no hacer  la ponderada pero deshonrada democracia, y son fabricadas porque cuando una ley lleva una mala intención aunque sea disfrazada y un perjuicio para un pueblo, es una ley fabricada en función de intereses muy concretos y perversos, apoyando al verdadero artífice de esas leyes antisociales, al poder económico que es quien de verdad se beneficia de ellas; aunque los bandidos que tenemos como representantes, nos quieran hacer creer que las leyes que fabrican son para nuestro beneficio.

  Llegado a este punto, tengo que decirles a ustedes amigos que me leen que ya es tiempo de despertar, no comamos más cuento, ni les permitamos que desenvuelvan su carreta para enredarnos, es tiempo de poner las cosas en su lugar y por supuesto, la basura tiene que ir al basurero y eso es lo que son nuestros “honorables representantes”, llamemos al pan, pan y al vino, vino, seamos responsables con nuestro futuro y el de nuestros hijos, libremos a esta tierra prometida de carroña y pensemos en la política como el arte de gobernarnos pero entre todos, sin que tenga que haber un sistema y un nombre detrás, ya nos han jodido demasiado hablándonos de la ponderada democracia con la que nos han adoctrinado y después arrinconado, sumiéndonos en un estado tal de miseria que da rabia saber que los pobres de la tierra suman un número tan vergonzante como cuatro mil millones de personas.¿Suena a utopía esto del despertar?, no lo es. Si nos unimos para convertirnos en servidores públicos sin más apéndices, sin prebendas, ni corrupción, ni prerrogativas, estaremos construyendo un mundo igualitario, justo, equitativo y transparente donde todos podamos aportar nuestro granito de arena en ese nuevo mundo de la política donde no existan partidos, ni “honorables” representantes, simple y llanamente servidores públicos, sin un partido corrupto detrás y sin más pretensiones, ni aspiraciones que las de servir a la comunidad en que vivimos con el amor que puso Dios en nuestros corazones, teniendo siempre presente que lo que hacemos es para el beneficio de todos, tanto en el campo común como en el personal y que de intereses, nada, o si, uno solo, el bien común.

   Ahora bien, como nos lo muestran los hechos, el político que tiene detrás a un partido –y casi todos lo tienen–, tiene por fuerza que cumplirle los compromisos adquiridos en el momento del aval y los compromisos con el pueblo que al final de cuentas es quien los elige quedan relegados a un segundo o tercer plano, no tienen la importancia que tienen los de su partido, cuando deberían ser primero, segundo, tercero y después también, los intereses y las necesidades del pueblo que lo eligió. Pero y ante los hechos que he expuesto, que nos queda por hacer como pueblo?  Yo no sé que piensen ustedes que me leen pero yo les voy a dar mi opinión al respecto. Antes que nada, tenemos que madurar, ser muy críticos con la política y los políticos y después volvernos más águilas que ellos para que no nos la den queso o lo que es lo mismo, no nos metan chucha por liebre y así, no nos dejarán viendo un chispero y si vamos por lana como dice el dicho, pues que lana recibamos y no que:”vayamos por lana y salgamos trasquilados”.

   Ya para terminar  y hablando de política y partidos, tengo que decir que es en los partidos donde nace y se incuba la corrupción política, siendo los partidos políticos la cueva de Alí Babá pero sin los cuarenta ladrones porque cuarenta son muchos para repartir botín. De esa cueva de los tesoros mal habidos comen hasta casi reventar unos cuantos que son los que dirigen la empresa criminal y antisocial llamada política, el resto,  los acólitos, también comen y a veces revientan de tanto tragar pero en el organigrama de la política no cuentan más que para ser los chivos expiatorios de esa gran empresa criminal y antisocial llamada política.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s