El tema de hoy es: Intereses

  intereses El tema de hoy es Intereses y debo decir que de alguna forma, todos los seres humanos estamos ligados a ellos ya sea como víctimas de los intereses de alguien o como victimarios al hacer blanco de nuestras mezquindades, de nuestros caprichos o nuestros intereses a otros y de esto que digo hay ejemplos por todas partes, en todos los gremios incluso los hay dentro instituciones como la iglesia, el estado incluyendo a la familia que deberían estar exentas de ellos -de los intereses quiero decir- y si en la iglesia, el estado, la familia se mueven los intereses que podemos decir de otros círculos menos relevantes, por fuerza y muy a mi pesar tengo que decir que muy mal ha de andar nuestra sociedad y el futuro, no se presenta halagüeño.

  Intereses,  palabra de difícil definición–en sus entrañas, en sus consecuencias quiero decir– porque cuando hablamos de ellos, son tantos y tan variados que al menos yo, no hayo argumentos válidos para acercarme a lo que en sus entrañas encierra. De otro lado, me pregunto ¿dónde no los hay?, qué podemos encontrar en este mundo libre de ellos y no necesariamente tienen que ser intereses que vayan en contra de todo lo establecido o lo que es humanamente razonable y concebible, pueden ser intereses que lleven una buena intención, que los hay, pero de la influencia de intereses de cualquier tipo, creo que nadie se ha librado, por eso digo que los intereses están mezclados en todos los actos de los hombres y por tanto son parte de los acontecimientos que para bien o para mal, nos toca vivir como raza y con esto hago referencia a cuestiones tales como las leyes que legislan nuestros “honorables” sinvergüenzas, –quiero decir políticos– supuestamente para hacernos la vida más placentera y digo supuesto porque la realidad es que las leyes se hacen en función de intereses que casi siempre van en contra de los de la gran mayoría de la población mundial, desafortunadamente, muy pocos nos hemos enterado de ello o al menos nos importa que así sea, esa es una razón por la que hablo de estas cosas, para tratar de crear consciencia.

   Ahora bien, creo que bien entendido y hablando de intereses,  Desde que el mundo es mundo, este ha sido movido por los intereses de cada momento, etapa o situación y siempre incluso en tiempos prehistóricos o un poquito más acá, ha habido un grupo de poder detrás de ellos, solo importa que estos presten un servicio a quien se le despertó el emprendimiento o el ingenio, la codicia o la mala consciencia para ponerlos en movimiento y ya está, poco importa si en ese proceso, tiene que haber caídos, sacrificados, envilecidos o muertos, qué más da, el mundo de los intereses no tiene alma, ni conciencia, ni frenos morales, ni humanización, no existen frenos legales y si legales no los hay, ¿por qué habría de ser distinto dentro de la moralidad?.

  Y llegado a este punto de mi disertación, tengo que decir que intereses y cinismo, van de la mano, así leemos una frase “célebre” de Winston Churchill: En tiempos de guerra, la verdad es tan preciada que necesita ir acompañada de una escolta de mentiras, lo que quiere decir que de acuerdo al razonamiento de tan ilustre personaje, el fin justifica los medios o, cuando los intereses se ponen en movimiento, todo vale, algo con lo que no puedo estar de acuerdo porque todo hecho de importancia en especial si involucra a muchas personas porque pueden ser afectadas por tal hecho, tiene que estar cubierto por el manto de la transparencia y la justicia y no eventualmente ir camuflado en una sarta de mentiras como dijo en su momento el señor Churchill y si el mundo en que vivimos fuera lo que debiera ser, la verdad no tendría que ser defendida pero como se suele decir: Es lo que hay, aún así, eso no nos convalida para amparados en el cinismo y la doble moral, ir por el mundo haciendo lo que nos sale de la mala consciencia poara hacer prevalecer nuestros intereses.

   Ya para terminar de hablar de intereses, pienso que estos no pueden ser el motor que nos mueva a la acción, decir que es de buenas personas vigilar que nuestros intereses si los hubiere, no atropellen a otros porque no puede creer en Dios —aunque lo pregone—  quien va por la vida haciendo prevalecer a cualquier precio sus intereses y de paso jodiéndole la vida a todo el que se cruza en su camino, de esa manera no se está construyendo un futuro, más bien nos arruinamos el presente y nos negamos el derecho a tenerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s