El tema de hoy es: Tecnología Internet redes sociales

   TECNOLOGÍA.png El tema de hoy es tal vez uno de los más complejos e intrusivos para el ser humano del siglo XXI, aunque casi nadie se ha dado por enterado, es la única explicación que encuentro para que las personas ventilen su vida privada, sus sueños, sus mezquindades o sus virtudes en las redes sociales y lo considero complejo porque no puedo entender como una persona puede entregar su privacidad, casi podríamos decir que su independencia a un sistema tecnológico de alcance mundial, sin medir el alcance y sus consecuencias.

   Para no ir muy lejos y darles un buen ejemplo de lo que puede pasar cuando una persona ventila su vida en redes sociales, creo que casi todo el mundo sabe que hace unos días,  Mark Zuckenberg, uno de los peces gordos de Facebook, ha salido a los medios para, dándose golpes de pecho, expresar públicamente en nombre de su empresa–Facebook— sus “condolencias” o su vergüenza por no haber sabido ser más riguroso con la información manejada por su empresa y que fue hecha pública sin su consentimiento y por tanto, no haya podido hacer algo por evitarlo. ¿Qué nos dice esto? Pues, desde mi entender, que no es tan grave dicha filtración como el que esos datos hayan sido puestos a disposición de la empresa de manera voluntaria por quienes han salido perjudicados por esa decisión, yo sí puedo decir que: “a mí que me esculquen”, no participo de ese circo y la prueba de lo que digo la tienen mirando el perfil, mi perfil en esta página de mi autoría y que ustedes me hacen la deferencia de leer, nada por aquí, nada por allá y créanme esta decisión de no darle preponderancia a redes sociales me resta tráfico porque si lo hiciera, mi tráfico no estaría entre 300 y cuatrocientas entradas diarias, estoy seguro que serían miles pero estaría yendo en contra de mis principios y estaría como el refrán: predicando pero no practicando y no es que este blog no tenga instalados los mecanismos para hacer uso de redes sociales, si que los tiene pero no muevo un dedo para hacer de ese medio una fuente importante de tráfico y ya está, no me excluyo porque podría haber lectores que lo reclamaran o dijeran que sigo viviendo en la edad de piedra pero no trabajo en función de hacer crecer mi tráfico a partir de ese medio, digo sí que si mi tráfico aumenta por ello, bienvenido sea pero hasta ahí.

   Otra cuestión a tener en cuenta en esto de las redes sociales y su buen o mal uso por parte de sus usuarios, es que veo cosas que no me gustan y que me dicen que en este tema se está yendo por un mal camino porque veo que las personas cuentan su vida y sus milagros sin ninguna preocupación, transcriben su dirección, sus gustos, su genealogía, sin que entiendan que esos temas son privados y como tal, no se pueden poner a disposición de quien quiera acceder a ellos con buena o mala intención, para la muestra un botón, me entero de más cosas de mi familia por lo que leo en la red que por lo que ellos me cuentan y eso si, no tienen reparos para hacerlo en las redes sociales, reflexionen sobre esto porque me parece que se está cambiando la sala de la casa por la plaza pública para ventilar la vida personal y no creo que sea bueno para nadie.

   Entonces tenemos que, encontramos en la red el perfil de las personas como si fuera un aviso publicitario puesto a disposición de quien quiera, tenga las inclinaciones que tenga, sea pervertido, depravado, pícaro, violador, ladrón, asesino etc. o una persona adornada con todas las virtudes que debieran cobijar a un ser humano, de este párrafo precedente me nace otra reflexión. ¿Qué hay de una expresión llamada por todos, sentido común y que yo llamo el sentido de la razón y que más propiamente debería ser llamado el sentido escaso? Pues este hecho del que vengo hablando, de ventilar la vida privada públicamente, es una prueba de que el sentido común no existe, que en verdad se le puede sin lugar a dudas llamar el sentido escaso porque voluntariamente se están ofrendando en bandeja de plata, pueden estarse entregando en manos de posibles comerciantes, el menos malo de los males pues se limitaría a llevarlos a comprar cosas que tal vez ni necesiten o a participar de proyectos sociales, políticos o vayamos a saber que más que ni distinguen ni sienten afinación con ellos o algo que si puede ser muy malo, convertirse en potenciales víctimas de cualquier clase de delito, por algo tan tonto como no haber sabido proteger la privacidad y el derecho a tener una vida bajo propio control.

Ya para terminar, muchas personas dicen que en el siglo XX se llegó a un grado de desarrollo inconmensurable y citaré solo el caso que dicen de la medicina, que llegó a la estratosfera, pero no dicen que se convirtió en el más grande y más antisocial de los negocios, por esa razón a pesar de tanta tecnología, nos seguimos muriendo sin una razón aparente, nos mata una gripa, un dolor de muelas, un dolor de panza y después resulta que no fue por ello, fue por los intereses malvados que lo dirigen todo y la medicina no se libra de ellos, las enfermedades “incurables” aumentan, son una fuente de riqueza y sin quien nos defienda, y llegado a este cruce de caminos y sin dar más ejemplos de desarrollo en el siglo XX, tengo que repetir algo que ya he ventilado en otro de mis artículos y se refiere a Internet y repito que para mí, fue el adelanto más grande de ese siglo y lo aclaro, Internet podríamos decir que mueve la vida de las personas, haciendo uso de él se pueden hacer cosas impensables antes de su aparición, por Internet podemos estudiar, investigar, viajar sin viajar, paradójico pero cierto, robar y hasta matar, podemos expiar y ser expiados, podemos enterarnos de gustos personales y tendencias, en fin, que podemos saber y hacer cosas impensables por otros medios, pero, tiene su pero y un precio porque estamos haciendo un mal uso de él y pagaremos el precio si no entendemos que tenemos que aprender a hacer un uso racional de él, a no creer que si no estamos en la red de cuerpo entero, de frente y de perfil, estamos fuera de onda o vivimos en la prehistoria. Entendamos que, no todo se compra, ni todo se vende, que no siempre anunciar es vender porque en lugar de compra, podemos ser víctimas de un robo, un robo irreparable, que el mundo se ha convertido en una selva espesa y peligrosa y que hay cazadores por todos sus rincones buscando víctimas, no importa el peso o altura de la presa, para un cazador, una presa es una presa, no importa su tamaño y su valor, importa su reputación de cazador exitoso y el éxito de unos es la desgracia de otros y les digo, no se conviertan en víctimas voluntarias de la maldad humana, no se ofrenden en el altar de los sacrificios por un minuto de éxito, no conviertan su vida en una pesadilla por un minuto de gloria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s